Jimmy Butler sostiene a los Heat y resucita la final (2-1)

El escolta firmó un triple-doble de 40 puntos en unos Heat de nuevo sin Adebayo ni Dragic que anularon a LeBron y Davis y desactivaron a la defensa de los Lakers con su circulación de balón que da un giro inesperado a la serie por el anillo

La final está viva. Miami Heat se lleva el tercer partido y sorprende a unos Lakers que veían el 3-0 en su mano. De nuevo sin Bam Adebayo ni Goran Dragic, la misión de los de Florida parecía un imposible, pero un tipo llamado Jimmy Butler se encargó que no fuera así. El escolta logró un histórico triple-doble (40+11+13) con un 70% de acierto y sin lanzar un solo triple y se convierte en el tercero tras Jerry West y LeBron James en firmar uno en las Finales con 40 puntos. Miami gozó de varias ventajas durante el choque, todas ellas neutralizadas por los Lakers, que incluso llegaron a ponerse por delante en el último cuarto (89-91). Pero en los últimos minutos los chicos de Erik Spoelstra endosaron un parcial de 26-13 definitivo. Cambió su defensa a individual y volvió a conceder a los Lakers el tiro de tres con rentable resultado (14 acierto de 42 intentos) y en ataque la excelsa circulación de balón nubló a una de las mejores defensas de la temporada.

En el apartado individual, al margen de la actuación de Butler, en los Heat tanto Tyler Herro como Kelly Olynyk anotaron 17 puntos cada uno, un cada vez menos tenso Duncan Robinson firmó 13 y Jae Crowder acompañó con un 12+8. La estadística de los Lakers fue bien distinta, con sus dos líderes muy por debajo de su nivel habitual. Empezando por LeBron, que pese a su 25+10+8 pasó de las 0 pérdidas del ‘game 2‘ a las 8 de ayer además de anotar solo 5 puntos en un cuarto final plagado de errores. Por su parte, Anthony Davis tuvo problemas de faltas en la primera parte y no fue capaz de imponerse a la defensa rival con solo 15 puntos y 9 tiros firmando su equipo un -26 con él en pista. Las ayudas llegaron desde el banquillo con los 19 puntos de Kyle Kuzma y Markieff Morris, encargados de reducir los parciales de Miami y casi inexistente volvió a ser la aportación de Danny Green y Kentavious Cadwell-Pope (1/7 en triples los dos). Spoelstra ajustó y se reinventó tras las cruciales bajas y parece tener la final en su mano al menos en el apartado táctico. Ahora la toca a Frank Vogel encontrar soluciones a la defensa y al juego colectivo de los Heat y esperar que LeBron y Davis sean LeBron y Davis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies