Jugando con los mayores

Tres de los candidatos a ‘Rookie del año’ han alcanzado al menos las semifinales de conferencia poniendo el Draft de 2017 a la altura de los más míticos

Cada temporada que surge una talentosa hornada de jugadores jóvenes se tarda poco en compararla con las legendarias elecciones de los Drafts de 1984, 1996 o 2003. A los Jordan, Barkley, Bryant, Iverson o LeBron les salen competidores al inicio de casi todas las campañas por ser el mejor Draft de la historia. La peculiaridad del presente curso es que hasta tres candidatos a alzarse con el galardón a mejor novato han competido hasta bien entrado el mes de mayo. Ben Simmons, Donovan Mitchell y Jayson Tatum han pisado las semifinales de conferencia en su estreno en la mejor liga del mundo (Tatum ya está en la final del Este) algo que choca con la tendencia habitual de que los mejores ‘rookies’ suelen ir a parar a equipos sin aspiraciones inmediatas. La explosión de ‘The Process’, la habilidad de Brad Stevens o la irrupción de Mitchell son ejemplos de que pueden haber excepciones.

Que cuando los 76ers explotasen tendrían en su plantilla a varios novatos era algo fácil de prever viendo las continuas temporadas en las que han acumulado no solo derrotas sino talento y ‘chavales’. Lo que quizá no se esperaba era que ya en su primer curso de retorno a los puestos altos acabasen terceros en su conferencia y alcanzasen las semifinales. Todo esto liderados por un jugador de primer año y otro de segundo. A excepción de lo que acapara Joel Embiid, Ben Simmons ha sido el líder del equipo en minutos (33,7), asistencias (8,2) y segundo en rebotes (8,1) tras el pívot camerunés. Números que ha mejorado en las eliminatorias por el título. Y todo sin recurrir al tiro (0/12 en triples).

Ben Simmons fue el máximo anotador de los Sixers en Playoffs / Foto: @NBA

El camino de Simmons se detuvo en semifinales ante unos Boston Celtics que se han reinventado este curso. Sin Kyrie Irving ni Gordon Hayward, Brad Stevens dio toda la confianza a los novatos representados en su máxima expresión por Jayson Tatum. El número 3 del Draft (bendito cambio de Danny Ainge por el pick 1 de los Sixers) es el máximo anotador del equipo en Playoffs (18,8) y el tercero que más minutos juega (35,2). Jaylen Brown (Draft de 2016) o Terry Rozier (Draft de 2014) son otros ejemplos del peso que tienen los jóvenes este curso en los Celtics. Durante la serie contra los Sixers, Tatum se convirtió en el quinto jugador de menos de 21 años en superar los 200 puntos en Playoffs junto a Kobe Bryant, Tony Parker, Magic Johnson y Bradley Beal.

Donovan Mitchell no pudo contar con Ricky Rubio en la eliminatoria contra Houston / Foto: @NBA

Diferente es el caso de Donovan Mitchell. Elegido en el puesto 13, ha terminado siendo el máximo anotador (24,4) y el que más minutos ha promediado (37,7) tanto en temporada regular como en Playoffs en una franquicia con piezas importantes como Rudy Gobert o Ricky Rubio. Sin el español, hizo lo que pudo en las semis ante Houston, manteniendo sus números en cada uno de los cinco partidos de la serie y haciendo vibrar al público de Salt Lake City como no lo hacían desde los tiempos de Stockton y Malone (salvando las distancias…). El escolta ha finalizado la temporada como el mejor novato en anotación de los últimos treinta años.

En el gráfico inferior se pueden ver los números de estos tres novatos en Playoffs comparados con los máximos representantes de los anteriormente citados como Drafts más históricos. Comenzando por la histórica camada de 1984 y números de Michael Jordan aparte (42,8 minutos y casi 30 puntos por partido como ‘rookie’…), vemos como los tres novatos actuales sí han contado con mejores equipos que el ‘23’ y que Hakeem Olajuwon, que cayeron en primera ronda. Ni siquiera se menciona en el gráfico al otro gran exponente de esa generación, John Stockton. El base de los Jazz tuvo un papel secundario en su estreno en Playoffs.

La siguiente gran promoción que se recuerda fue la de 1996. Aquel año el número 1 fue Allen Iverson, el 5 Ray Allen, el 13 un tal Kobe Bryant y el 15 Steve Nash. Pues bien, solo Kobe y Nash se estrenaron en postemporada en su curso de debut. Iverson y Allen tuvieron que esperar a su tercer año en la liga. Bryant alcanzó la segunda ronda en 1997 pero con números muy alejados del rendimiento de Mitchell, Simmons o Tatum. El base canadiense tuvo una aportación residual en aquellos Playoffs con los Suns.

Michael Jordan y Kobe Bryant en uno de sus primeros duelos / Foto: @NBA

Un año después aterrizaban en la liga Tim Duncan (pick 1), Chauncey Billups (3) y Tracy McGrady. Solo el mito de los Spurs jugó Playoffs como ‘rookie’, mientras que Billups y T-Mac esperaron hasta su cuarto y tercer año respectivamente. ‘The Big Fundamental’ alcanzó las semifinales en su primer año, antes de enfundarse su primer anillo en su segunda temporada. Formando pareja con David Robinson, el ‘21’ comenzó a forjar su leyenda en aquellos Playoffs de 1998 ya con un peso clave en el equipo (41 minutos por partido). Otros tres grandes llegaron el curso siguiente: Vince Carter, Dirk Nowitzki y Paul Pierce. ‘Vinsanity fue ‘Rookie del año’ pero no disputó Playoffs hasta su segunda temporada. El alemán lo hizo en la tercera y ‘The Truth’ en la cuarta.

Unos jovencísimos Tim Duncan y Kevin Garnett pelean por un rebote / Foto: @NBA

Pasaron unos cuantos años hasta la siguiente gran generación. En 2003 llegó la para muchos mejor promoción desde la del 84 formada por LeBron James (número 1), Carmelo Anthony (3), Chris Bosh (4) y Dwyane Wade (5). James y Bosh cayeron en unos Cavaliers y unos Raptors aún por hacer, pero Anthony y Wade sí disputaron los Playoffs perdiendo ambos en primera ronda pero con un notable papel en aquellos Denver Nuggets y Mami Heat (36 y 39 minutos por partido).  Ya en su segundo año, ‘Flash’ alcanzó la final de conferencia y en su tercero fue campeón  y MVP de las Finales en compañía de Shaq.

Dwyane Wade sí disputó Playoffs en su primer año pero LeBron James tuvo que esperar / Foto: @NBA

Por último, otra buena camada fue la de 2009. A la liga llegaron nombres como James Harden (número 3), Stephen Curry (7), DeMar DeRozan (9), Blake Griffin (1) o Ricky Rubio (5). El mejor novato de aquel año fue Tyreke Evans (sobran las palabras) y solo Harden disputó la postemporada con los Thunder. Griffin lo haría en su segundo curso, pero Curry tuvo que esperar hasta el cuarto y DeRozan hasta el quinto ya convertidos en estrellas de la NBA. Acompañado de Kevin Durant y Russell Westbrook y con la barba todavía algo corta, Harden no fue muy importante en aquellos Playoffs en los que OKC alcanzó la segunda ronda, dos años antes de pisar la final por primera y única vez en su corta historia.

A continuación se muestra la comparativa de los citados jugadores en relación a los partidos jugados y a la ronda que llegaron en su primer año en los Playoffs. Si sumamos los cuatro partidos que seguro va a jugar Tatum en la final del Este ante los Cavs se sitúa ya como el jugador con más encuentros disputados en su debut en postemporada (15), superando a Charles Barkley que también alcanzó la penúltima ronda en 1985.

Quién sabe lo que harán Simmons, Tatum y Mitchell las próximas temporadas.  Aunque tiene pinta que irán a mejor, nadie les va a quitar ya lo que han hecho en su curso de novatos. Por no hablar de los de segundo año: Jaylen Brown, Joel Embiid, Dario Saric, Domantas Sabonis, Dejontae Murray o Thon Maker, todos ellos disputando la postemporada y siendo importantes y muchos titulares en sus equipos. Suerte, confianza de sus entrenadores y mucho talento son algunos de los ingredientes que han permitido a estos ‘chavales’ llegar tan lejos. Aún son niños, pero ya están preparados para salir a divertirse con los mayores.

Foto portada: @NBA