Opinión Juan A. Rodríguez 

La ACB lucha contra la NBA y contra China

En las últimas semanas se habla mucho del éxodo de los grandes jugadores europeos a la NBA e incluso a la Liga China. Sabemos que la vida del deportista es corta y se buscan contratos que aseguren el futuro económico de los jugadores y su familia, pero esto está devaluando lo que la competición deportiva puede dar tanto a nivel nacional como europeo.

Cuesta encontrar jugadores como Sergio Llull que prefieran quedarse a dar el salto a la NBA, pero si se fuera sería totalmente comprensible, por jugar en la mejor líga del mundo y por ganar mucho más dinero seguramente. El jugador mallorquín sabe que aquí es un líder que puede hacer y deshacer a su antojo y que una de sus famosas “mandarinas” si no toca el aro, no será criticada por ningún aficionado del Real Madrid.

Ahora lo que no se entiende es el salto de algunos jugadores a la Liga China, como es el caso de Edwin Jackson, un jugador con muchos pretendientes seguramente en el baloncesto europeo, y que ha decidido irse a China por un puñado de dólares. Cuesta saber si uno haría lo mismo pero lo que sí que creo es que se pierde talento para ligas como la ACB y hace muy difícil a equipos como Barça o Madrid lograr reforzarse con jugadores de garantías.

Y ya si bajamos un escalón en cuanto al nivel de los equipos encontramos que para equipos de la zona media y baja de la clasificación formar un equipo competitivo se está convirtiendo en una auténtica utopía y los directores deportivos deben encajar un montón de piezas para que las plantillas sean compensadas y competitivas. Es un efecto en cadena que va arrastrando a todos los equipos de arriba hacia abajo y obliga a innovar para sobrevivir.

Un ejemplo sería Valencia Basket, actual campeón de liga que está viendo como varias de sus piezas clave están siendo sondeadas por equipos con un presupuesto mayor y sus jugadores se tienen que pensar muy bien las cosas para abandonar el barco valenciano. De momento han salido Sikma, Van Rossom y dos jugadores menos usados como Kravtsov o Tobey, pero suenan ofertas para Oriola y se duda con la continuidad de Sato. Muchos movimientos para un equipo que ya era un bloque y que de la mano de un nuevo entrenador, Txus Vidorreta, tiene por delante una temporada de retos y confirmaciones.

Como espectador, entiendo que los jugadores quieran ir a equipos punteros de Euroliga y más aún que quieran dar el salto a la NBA a pesar de poder convertirse allí en un jugador con poca presencia en pista, pero ya me extraña más ese salto a la liga China que, a pesar de ser emergente, a nivel de nombre y calidad está lejos de ser lo que puede ser una Liga ACB o una Euroliga.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas