La comunión del Madrid con su afición ante la adversidad de la Copa

El Real Madrid se deshizo sin muchos problemas del Bayern de Munich en un partido-trampa, por un lado, el conjunto alemán se jugaba seguir en la pomada de los playoffs y, por otro, se encontraba a un conjunto blanco dolido tras la derrota en la Copa.

Hay que reconocerlo, la gente andaba triste por el Palacio, el recuerdo de esa derrota en la Copa frente al eterno rival (y como se produjo) había hecho mella en la afición blanca, pero no para dejar al equipo solo, ni mucho menos, nada menos que 10.256 almas se juntaron en el WiZink para darle una cálida ovación al equipo en la presentación de Bonofiglio, es cierto que no era momento de fuegos artificiales, ni de poner el pabellón a oscuras, pero el apoyo del aplauso unánime fue más que necesario para los jugadores blancos.

La gente seguía sin espabilarse y tuvo que ser uno de los jugadores con pinta más tranquila quién encendió al público, Gabriel Deck con su triple en carrera fue el primer pico de intensidad de una afición y de un equipo que le había costado más de la cuenta el calentar y que parecían aún en estado de shock tras lo vivido.

A partir de aquí, aplausos y más aplausos al equipo, vítores a los jugadores, en especial Felipe Reyes y una comunión perfecta entre afición y club, algo que no pasó desapercibido al técnico vitoriano:

«No tenía ninguna duda de la asistencia y apoyo al equipo, nuestro público es soberano y magnífico, le ha costado entrar, igual que al equipo ahora pero estoy muy orgulloso de su ayuda, me siento muy contento por ello». 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies