La crisis del Estudiantes es mayor que la del Unicaja (72-80)

Foto: @UnicajaCB

Unicaja se lleva la victoria del Wizink Center en un partido muy competido por ambos bandos (72-80). Estudiantes suma una nueva derrota y se estanca en su lucha por la permanencia. No obstante, Unicaja en su guerra particular con la irregularidad, deja una imagen positiva, dado que los constantes acercamientos de Estudiantes, normalmente tuvieron más que ver con la buena labor de los madrileños, que por errores propios.

Pasan las jornadas, pero Estudiantes sigue focalizado en el mismo objetivo: la salvación. Los madrileños, necesitados de victorias no iban a desistir en su empeño fácilmente y les iban a poner las cosas difíciles a los de Casimiro. Así ocurrió y Estudiantes no tiró la toalla: estuvo alerta durante todo el partido y consiguió engancharse en varios tramos del encuentro cuando Unicaja se despegaba, como el tercer cuarto. Pero, los verdes no podían dejar escapar otro partido con un equipo de la parte baja de la tabla, y terminaron imponiéndose. 

La actitud de Estudiantes

Estudiantes sabía lo que se jugaba y la importancia de cada partido a estas alturas de la competición, a falta de cuatro jornadas para el final. El equipo tuvo que lidiar con las bajas, la más importante, la de Darío Brizuela y a la que suma la de Gentile y Suton. La labor que tenía que llevar a cabo Estudiantes para suplirlos, no era nada fácil, pero la imagen que deja es satisfactoria, pese a la situación que atraviesan.

El equipo de Berrocal luchó y hasta el último minuto, cuando se encontraban 10 abajo, no bajaron los brazos con una defensa a todo campo en un intentona ya desesperada de llevarse el partido. No obstante, firmaron un partido de lo más completo donde destacaron Omar Cook, el MVP del partido con 23 de valoración y 13 asistencias, Hakanson con 16 puntos y Whittington con 24 y máximo anotador. 

Igualdad

El partido estuvo caracterizado por esta faceta, y el resultado de los parciales fue el siguiente: (21-21), (19-21), (18-19), (14-19). Durante los dos primeros cuartos, el partido no tuvo dueño y Unicaja se fue al descanso tan solo dos arriba (40-42). Todo cambió en la segunda mitad, donde el partido se revolucionó y tomó un plus de competitividad, pero no fue hasta los últimos minutos cuando se decidió el encuentro.

Las estadísticas así lo muestran, también: Estudiantes se impuso en el porcentaje de tiros de dos (61% a 59%), y en asistencias, 18 frente a 17. Mientras que, Unicaja como campeón del choque perdió menos balones,  9 ante los 12 perdidos de Estudiantes, obtuvo un mejor porcentaje de tres (30% a 22%), y de tiros libres (88% a 66%), siendo este último, probablemente, una de las claves del triunfo. 

Tercer cuarto

Pudo tratarse del cuarto que rompiese el partido, y aunque así lo pareció, no lo fue. Tras seis puntos de Arteaga al principio de este, Unicaja fusiló a Estudiantes a base de triples y se puso 13 arriba al ecuador del mismo. La situación obligó a Berrocal a pedir tiempo muerto y la reacción de sus jugadores fue inmediata con un parcial 10-0. Los locales se pusieron a tres puntos, pero el último cuarto acabó con sus esperanzas.

Whittington

El pívot lideró a Estudiantes durante todo el partido. Su encuentro con las faltas fue el lastre que tuvo que portar durante todo el encuentro. Ya Berrocal lo tuvo que sentar durante los primeros minutos del segundo cuarto por este motivo, después de convertirse en el máximo anotador del primero con 11 puntos. Aguantó el último período con cuatro faltas, y finalmente no tuvo que abandonar el partido por este motivo.

Mantuvo al Estudiantes con esperanzas hasta el último cuarto, y como también lo fuese en el primer cuarto, terminó el partido como máximo anotador con 24 puntos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *