En la estela del campeón

Serán cinco los equipos ACB que disputen la Euroleague esta año siendo uno de los más igualados de la historia. Valencia y Unicaja cuenta con equipos equilibrados que disputarán en igualdad de condiciones a Baskonia, Real Madrid y Barcelona que son más incógnitas que certezas en este principio de temporada.

En tan sólo un par de días comienza una nueva temporada de baloncesto en nuestro país. Y desde hace más de un lustro el Real Madrid ha dominado la mayoría de los títulos nacionales con tres ligas ACB y cinco Copas del Rey. Pero el Valencia, flamante campeón de Liga 2017/2018 inicia la temporada en la pole de los cinco favoritos. Aunque hayan cambiado de entrenador, su plantilla se mantiene casi igual que en la anterior campaña salvo las bajas de Luke Sikma y Oriola, dos jugadores importantes, pero al fin y al cabo jugadores de equipo que sumaban tanto delante como detrás. Bajas cubiertas perfectamente por jugadores con perfiles distintos como Pleiss y Williams. El primero un 2.18 es uno de los techos de la liga y un recurso ofensivo importante. Y el segundo, un jugador con un gran despliegue físico y poder de intimidación. Junto a ellos se ha unido el francotirador Erik Green, una de las posibles sensaciones de la liga. Pero la gran arma del conjunto es el bloque, probablemente el más compensado de todos y que siempre cuenta con Dublijevic, y San Emeterio como sus líderes dentro y fuera de las canchas.

En Real Madrid hay varios factores y sensaciones tras la pretemporada que nos hacen pensar que el equipo blanco ha bajado un escalón, o simplemente se está agotando el ciclo exitoso. La más importante es la baja de larga duración de Sergio Llull, dando por bueno algunas voces que dan para marzo su vuelta a las canchas, sería ya en la recta final de la temporada y sin las condiciones físicas óptimas, por lo que estamos ante la baja del mejor jugador del equipo durante casi toda la temporada. Otra de las sensaciones preocupantes son el bajo rendimiento de jugadores ya consagrados como Maciulis, Carroll y en especial de un Rudy anteriormente desequilibrante, y que ahora mismo no encuentra su rol en el equipo. Esta decadencia se contrapone con la juventud y la explosión de Doncic y el dominio en muchos partidos de Randolph, ahora mismo los jugadores más desequilibrantes del equipo a la espera del estado físico de Ayón y el nivel de juego de Causeur y Campazzo como nuevos jugadores.

El Barcelona en contra, ha decidido derribar la mitad de su casa y comprarse bastantes muebles nuevos y bonitos, una reconstrucción 2.0 que se inició el año pasado y que no queda clara si se ha consumado este año, ya que jugadores como Tomic y Navarro se mantienen en el equipo a pesar de contar con un elevado contrato y con murmullos varios en el Palau desde hace tiempo. Pero las caras nuevas ilusionan y mucho a la parroquia blaugrana Seraphin, Pressey, Oriola y Hanga entre otros dan lustre a una plantilla rejuvenecida y que ahora sí parece que competirá contra todos. Una plantilla más equilibrada que años anteriores pero que queda por conocer la vuelta de jugadores lesionados como Ribas o Claver y el rol de los mencionados Tomic y Navarro en un equipo con la seña de identidad de Sito Alonso.

Si la reconstrucción es una rara avis en el Barcelona, en Baskonia es la misma canción cada verano. Casi la mitad de los jugadores abandonan la disciplina del equipo rumbo a la NBA o el Barcelona, los destinos favoritos de los jugadores baskonistas, y con los que el presidente Querejeta suele sacar rendimientos muy beneficiosos. Pero, aun así, el presidente baskonista logra traer jugadores menos conocidos para el aficionado pero que despuntan desde el primer día, y este año tiene toda la pinta de que será igual. Jugadores como Mcrae, Timma, se unen a la vuelta de jugadores consagrados como Granger o Huertas. Nombre por nombre es un auténtico equipazo capaz de todo, pero aún nos queda por ver como juntarás las piezas el “novato” entrenador Prigioni.

El orgullo verde de Unicaja, les ha hecho volver a la máxima competición europea. Tras un año fuera de la Euroliga, han vuelto título europeo mediante. La victoria ante Valencia en la Eurocup fue un golpe de efecto para muchos de sus jugadores como para su técnico, un Joan Plaza que estaba con un pie fuera y que ahora cuenta con una plantilla que aspira a meterse entre los ochos mejores equipos europeos. Nedovic y McCallum forman sin sudad alguna uno de los mejores backcourts de Europa, y en su pintura destacan jugadores como Shermadini y Augustine, además de la continuidad de Carlos Suarez o Jeff Brooks que siempre añaden esa intensidad tan apreciada en Málaga. Con esta plantilla Unicaja ha vuelto para quedarse.