La falta de compostura de Carles Durán con Nacho Llovet

Hace cuestión de unos meses, inclusive puede que un año ya, Carles Durán, al finalizar la rueda de prensa que había dado tras visitar con Bilbao Basket al Real Madrid, me puso la mano en el hombro y me dijo, “creo que te has equivocado conmigo”.

Dicha frase, ante lo que yo contesté… “¿sí?, vaya” yéndonos cada uno por nuestro lado, solo podía tener relación con las críticas realizadas en su día respecto al “espectáculo” que nos dio el entonces entrenador del Valencia Basket cuando, en una rabia incontenible, dio una puntapié al balón de juego que tenía cerca de él siendo lanzado en dirección al público y donde, afortunadamente, no hubo que lamentar ni daños personales (pasó rozando cabezas) ni materiales (a la dirección que envió se encuentran situados muchos fotógrafos con objetivos que rondan los 1.000 euros de media).

Carles Durán, que ese día se llevó la victoria de su equipo, se limitó a pedir disculpas y poco más en la rueda de prensa posterior y a otra cosa, aunque, eso sí, el recuerdo de esa bochornosa acción, se sigue recordando todavía porque es algo que, nunca habíamos visto y que, esperamos, será muy difícil de volver a ver, por lo menos en la figura de un entrenador.

Ayer el entrenador del Divina Seguros Joventut volvió a dar un nuevo fallo en la compostura que se presupone a un técnico, es cierto que hubo un claro error arbitral, por lo menos a mi entender y que, probablemente, haya puesto una losa muy grande en la lucha del equipo badalonés para evitar el descenso, tampoco vamos a descartar que haya algo de flopping de Nacho Llovet, situación a la que podemos llegar con la ayuda del vídeo pero lo que no es de recibo, bajo ningún concepto, son las declaraciones posteriores del señor Durán.

Lo que hizo el actual entrenador del Joventut fue poner en duda toda la carrera de Nacho Llovet, jugador internacional y alguien criado en la cantera de la Penya desde categoría infantil, con una calidad incuestionable y siendo uno de los pocos nacionales que “sobreviven” en la selva cada vez más foránea de ACB. Alguien que es capaz de hacer declaraciones de este tipo con esa frase de no para de hacer flopping durante todos sus partidos, lo de Nacho Llovet es una vergüenza”, habría que preguntarle qué es lo que busca con ese alegato ¿Ponerle en el punto de mira para los próximos partidos que juegue el Obradoiro? ¿Dejarle señalado delante de rivales y árbitros? Otras cosas no se me ocurren.

Todos nos calentamos con las derrotas de nuestro equipo, es evidente que a quién le va su sueldo en ello, mucho más, eso hasta lo podemos entender, ¿cuántas veces habremos oído miles de quejas de entrenadores sobre diversas actuaciones arbitrales posteriores? Algunas más subidas de tono y otras menos, pero lo de ayer, poniendo el punto de mira directamente en la carrera de un jugador, resulta inaceptable y, al igual que hizo Jota Cuspinera cuando hizo algo parecido con Martín Bertrán y corrigió su error poniendo posteriormente una nota de disculpa, espero que Carles Durán haya tenido suficiente tiempo de pensar sobre lo que ha dicho y tenga la suficiente compostura de reconocer su fallo y pida disculpas públicas a Nacho Llovet. Eso es lo mínimo que se puede esperar de alguien que, no solo ejerce una profesión de entrenador, sino que también debe ser un ejemplo en la victoria y en la derrota.

ANÚNCIATE EN PLANETACB