La historia de Pitino, su llegada a los playoffs y su váter en el vestuario

Pitino se marchó de rueda de prensa con una historia de esas que parecen surrealistas, pero que ya son una tradición en todas las comparecencias del entrenador del Panathinaikos. Pese a poner punto y final a la temporada europea del cuadro griego, el técnico no quiso despedirse sin dejar uno de sus relatos.

«Curiosa historia», comenzó advirtiendo ante la prensa tal y como recoge Eurohoops. «Tengo un vestuario de este tamaño donde me cambio y me ducho. Toda la temporada he estado intentando que limpien el suelo, que se deshagan del moho. La parte graciosa… tal vez no debería decir esto… Hay un asiento de inodoro que si me siento, se rompe por la mitad. Así que nunca puedo ir al baño, tengo que esperarme para después de ir a casa».

Y el entrenador prosigue: «Cuando llegamos a los playoffs, se deshicieron del molde y lo arreglaron. Así que me llevó llegar a los playoffs para conseguir un nuevo asiento de inodoro. Así que estoy muy agradecido por eso».

«Puedo robar ese asiento y llevármelo a casa y ponerlo entre las semifinales y los trofeos», concluyó ante una anonadada sala de prensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies