La Hoja del Lunes. Doncic acerca al Madrid al título liguero

La ACB está un poquito más cerca de tener un campeón. Ganó el Real Madrid el tercer partido, jugado en Vitoria, y como mucho, el próximo viernes se levantará el trofeo en el antiguo Palacio de los Deportes de Madrid, y ya no habrá más baloncesto hasta pasado el verano. Sólo nos queda disfrutar de Kirolbet Baskonia y Real Madrid y rezar porque no todo acabe el martes en Vitoria, porque cada partido es oro.

La final de la Liga Endesa se acerca a su final. Como máximo quedan dos encuentros, uno en Vitoria el próximo martes, donde puede acabar todo, y otro, este no es fijo, el viernes 22 de junio en Madrid. Y tal y como está la película, todo hace indicar que la capital de España será la que vea levantar el trofeo al campeón.

La inestabilidad de ambos equipos para aguantar el marcador recuerda a aquella Liga que ganó el Barça al Madrid hace no muchos años (sí, la del triple de Huertas en el último segundo en el Palau con salto a una pierna) en la que los blancos y los azulgranas parecían no querer vencer.

Esto lo digo de cabeza y sin saber con exactitud el dato, pero seguro de ello: si se mira quién ha estado más tiempo por delante en el marcador, el resultado de la búsqueda daría a Kirolbet Baskonia por ganador. Estuvo por delante en el primer partido casi siempre, llevándose la victoria. En el segundo, el Madrid tuvo que remontar para llevar la victoria al final, aunque lo hizo con mayor soltura de lo que indicaba el marcador. Y en el tercero, tres cuartos de lo mismo. Un Madrid casi siempre a remolque que al final se llevó un partido bronco, con un gran Tavares en defensa que hizo cinco tapones y recogió ocho rebotes, cinco de ellos defensivos.

El gran héroe de este tercer partido fue Luka Doncic. El esloveno, a pocos días del draft de la NBA, sumó 20 puntos, nueve rebotes, tres asistencias y 29 de valoración. Una tarjeta que, de repetir actuación en el siguiente/s partido/s, le llevará a ser MVP de las finales. Doncic no es el futuro del baloncesto europeo. Es el presente. El mejor presente que podríamos ver en un chico de menos de 20 años.

Una de las mejores notas de esta final ACB es el salto de calidad dado por el base argentino de Baskonia, Luca Vildoza. El chico, a sus casi 23 años, ha sumado 18 de valoración en el primero, 10 en el segundo y XX en el tercero, siendo un digno sustituto de Jayson Granger, que se lesionó en la última parte de la fase regular y ahora va sumando algunos minutos poco a poco.

El cuarto partido se disputará a cara de perro entre vitorianos y madridistas. Va a ser el encuentro más tenso de la temporada española. En la capital alavesa no caen muy bien los blancos, sobre todo tras aquel triple de Herreros en 2005 que les hizo perder una Liga que ya tocaban con las dos manos, y los pitos en el Buesa Arena están siendo y serán la constante cada vez que el balón esté en posesión de un jugador del equipo de Laso.

Sé que estamos en época de Mundial de fútbol, pero el basket está a punto de acabar con una de las finales más tensas de los últimos años, superando incluso la del año pasado entre el Madrid y Valencia Basket, que ya es decir. Contraprogramemos al fútbol un poquito, que mecerá la pena. El próximo martes, a las 21 horas, todos enganchados a lo que ocurra en Vitoria. Y, si es necesario, el viernes lo vamos a reservar para lo mismo en Madrid. Lo vamos a pasar bien. Se lo prometo.