La NBA le pierde el respeto a los dos hermanos Gasol

Foto: nba.com

La NBA ha perdido el respeto a los hermanos Gasol. De convertirse en los primeros hermanos en hacer juntos el salto inicial de un All-Star a ser rechazados por sus respectivas franquicias y rebajados de escalón de estrellas.

El mundo del baloncesto es conocido por su fugacidad. En apenas unos meses pasas de ser una estrella mundial a un completo desconocido. La NBA ha conseguido que dos de los mejores jugadores españoles de toda la historia hayan pasado de cabezas de serie a invitados. Los hermanos Gasol viven una época en la que las franquicias de la mejor liga de baloncesto del mundo les han dado la espalda.

Marc Gasol está en la rampa de salida de Memphis Grizzlies. Después de haber defendido la camiseta de la franquicia desde que llegará en 2008, estando en los buenos y en los malos momentos del equipo. Aunque los rumores de su traspaso llegan desde la pasada temporada, con David Fizdale aún sentando en el banquillo de Tennessee, parece que van a desembocar en esta. Charlotte Hornets, el posible destino del pívot. Un escalón por encima de su actual equipo, pero no el paso que merece dar por rendimiento. 15.2 puntos con un porcentaje de acierto del 48.4% y 7.7 rebotes merecen un equipo de mayores expectativas.

Por su parte, la situación de Pau Gasol es igual de comprometida. San Antonio Spurs tiene la intención de cortar su contrato o traspasarlo. El objetivo es quitarse de encima su pesado contrato, además de rejuvenecer la plantilla. Sin destino, sin garantías de continuar… Dos anillos de campeón de la NBA en su haber y la franquicia juega con su destino.

La NBA le ha perdido el respeto a los hermanos Gasol. Las franquicias han pasado de pelearse por intentar hacerse con sus servicios a incluirlos como meras monedas de cambio. Los dos mejores jugadores de la historia del baloncesto español, con perdón de Juan Carlos Navarro, infravalorados por los equipos de la mejor liga de baloncesto del mundo. Ni su historial les sirve de aval. Gesto feo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *