La NBA obligada a cambiar el All Star

El siempre espectacular partido de las estrellas de la NBA ha ido perdiendo interés en los últimos años por la poca implicación de los jugadores en tomarse el partido en serio. Este año se ha introducido un cambio para solucionarlo y que el All Star vuelva a ser sinónimo de espectáculo.

El próximo fin de semana tendrá lugar una nueva edición del All Star de la NBA en el Staples Center de Los Ángeles. Como siempre, se podrá disfrutar del partido de jugadores de primer y segundo año, los concursos de habilidades, triples y mates, y del plato fuerte que será el domingo 18, el partido de las estrellas.

Será una nueva oportunidad de ver a los mejores jugadores del mundo frente a frente, pero en los últimos años, lo que debería ser un partido de ensueño se ha convertido en un improvisado concurso de mates que al principio puede tener cierta gracia, pero conforme transcurre el encuentro termina aburriendo. Solo en los minutos finales, si el resultado es parejo, se esfuerzan algo en ganar, aunque tampoco mucho.



Los altos cargos de la competición conocen el pensamiento de los espectadores sobre esta situación y están tratando de arreglarlo. En primer lugar ya no se enfrentarán este contra oeste, pues en el segundo hay mejores jugadores que en el primero y eso supondría una desigualdad en el partido y que se quedaran fuera del encuentro jugadores muy relevantes en la liga. Por otro lado, y con la idea de fomentar la competitividad, la prima que recibirá cada jugador del equipo ganador pasa de 50.000 a 100.000 dólares, mientras que el derrotado seguirá recibiendo 25.000 dólares, como en años anteriores.

Esta puede ser una forma de incentivar a los jugadores a disputar el partido, pero no creo que esa cantidad de dinero cambie mucho la mentalidad de unos jugadores que cuentan su dinero por millones. Se podría, por ejemplo, donar ese dinero a organizaciones que eligieran los propios jugadores, lo que obligaría moralmente a los profesionales a tratar de ganar o alguna medida que influyera en la competición, aunque este año, al juntar a jugadores de este y oeste sería más difícil. Seguro que el comisionado de la NBA sabe qué medidas pueden influir más en los jugadores para que disputen el partido.

En unos días veremos un encuentro en el que los quintetos iniciales serán: LeBron James, sustituto de DeMarcus Cousins (lesionado), Kevin Durant, Kyrie Irving y Anthony Davis contra Stephen Curry, James Harden, Giannis Antetokounmpo, DeMar DeRozan y Joel Embiid. ¿Imagináis lo que podría ser ver a estos dos quintetos tomándose el partido en serio? Yo quiero ver ese partido. Está en la mano de los directivos y los jugadores que se dispute cada año sobre esta fecha un partido que pasará a la historia.

Veremos si la solución pensada para esta temporada sirve de algo. No nos importará trasnochar para ver el mejor partido que se pueda disputar en este planeta, pero para ver un concurso de mates, mejor los Harlem Globetrotters.