La NBA vuelve a teñirse de oro y púrpura (4-2)

Los Angeles Lakers se alzan 10 años después con su 17º título que iguala la marca de Boston Celtics la noche en la que LeBron James ganó su cuarto anillo y el MVP de las Finales con tres camisetas diferentes

El anillo es de los Lakers. La franquicia californiana se coronó por 17ª vez tras arrasar a Miami Heat en un sexto partido sin historia. Igualan a los Celtics en lo más alto y regresan a la cima 10 años después de su última conquista. Otra vez la defensa fue clave en un duelo que arrancó con novedades regreso de Goran Dragic y Alex Caruso titular en lugar de Dwight Howard. No pudo salirle mejor el plan a Frank Vogel, pues con Anthony Davis como cinco, el ataque de los Heat se atascó más allá del acierto inicial de Duncan Robinson. Pérdidas y muchos fallos fruto de tiros bien defendidos se tradujeron en transiciones, una de las principales virtudes de estos Lakers. Las ventajas alcanzaron los 28 puntos al descanso y rebasaron los 30 en el tercer cuarto en una exhibición similar a la vista horas atrás sobre la tierra batida de la Philippe Chatrier. En el último cuarto vimos el ya clásico maquillaje de unos Heat (35 a 19) que deben marcharse con la cabeza bien alta y sabiendo que tienen armas de sobra para seguir peleando los próximos años.

El título y la final no se entenderían sin la presencia de LeBron James. MVP de unas finales cerradas con un triple doble (28+14+10) y un 65% de acierto que el otorgan este tercer galardón con su tercer equipo -algo que no había hecho nadie- y que le consagran como uno de los más grandes ya con 4 anillos. Y todo con 35 años y tras 17 temporadas en la liga. A su lado, Davis firmó un 19+15 y volvió a ser clave defendiendo a un Jimmy Butler (12+7+8) fundido. Y entre los secundarios, Rajon Rondo sobresalió con 19 puntos y un 8/11 en el tiro (3/4 en triples) para levantar su segundo título tras el logrado en 2008 vestido de verde. La presencia del base maniató a la defensa de Miami con penetraciones y todo un abanico de recursos de un jugador que muta en este tipo de partidos. A su lado, No hubo mucho más allá de los 17 puntos de Kentavious Cadwell-Pope o los 11 de Danny Green de quienes en esta ocasión no hicieron falta tiros. Miami cerró su actuación con los 25 puntos de Bam Adebayo o el 5+5+2 de Goran Dragic en los 19 minutos que se mantuvo en pista la noche en la que el castillo de Disney World se tiño de oro y púrpura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies