La plaza de Estudiantes para la siguiente ronda europea tendrá que esperar

El Movistar Estudiantes ha caído por 68-76 ante el Medi Bayreuth, perdiendo el average ante el conjunto alemán y teniendo que esperar, al menos, una semana más para lograr su clasificación a la siguiente ronda de la Basketball Champions League.

El Movistar Estudiantes se ha dejado marchar en la noche de hoy una importantísima victoria para el devenir de su aventura europea. El partido que podría haber implicado la clasificación para la siguiente ronda de la Basketball Champions League para los de Salva Maldonado, ha supuesto, no solo una derrota y, por tanto, la necesidad de esperar una semana más para cerrar esa clasificación, sino la pérdida del basket average ante un rival directo, el Medi Bayreuth. Estudiantes ganaba meses atrás en la cancha alemana por una renta de seis puntos, pero hoy se ha dejado ir esa ventaja tras caer por un resultado final de 68-76.

El partido, dominado bastantes minutos por el combinado colegial, empezó especialmente frío en la cancha de Torrejón de Ardoz. Los de Salva Maldonado sufrieron para entrar en partido y tuvieron que remar tras el 0-7 inicial en contra. La reacción llegó a tiempo y, gracias a una notable mejoría en el aspecto defensivo, las fuerzas no tardaron en igualarse. Sin demasiada brillantez en lo que a juego ofensivo se refiere, los locales lograron estirar sus buenas sensaciones y marcharse al término de los diez minutos mandando en el luminoso (20-15).

En el segundo cuarto llegarían, sin duda, los mejores minutos del cuadro estudiantil en la noche de hoy. Acertados desde el perímetro y con Víctor Arteaga protagonizando unos grandes minutos, llegarían a tener una renta hasta de 13 puntos, la máxima a su favor de todo el partido, desquiciando al conjunto alemán que sufría para ver aro.  La tranquilidad, no obstante, no duró ni tan siquiera hasta el descanso, y tras un tiempo muerto del técnico visitante, el parcial se tornaba desfavorable al cuadro estudiantil, cuya ventaja se vio sustancialmente reducida al término del segundo asalto (39-34).

Si bien es cierto que el acierto estudiantil desde el perímetro volvía a alcanzar cuotas altas tras la reanudación del partido, el Bayreuth, liderado por Brooks, no parecía desesperarse. Es más, con el marcador de nuevo sustancialmente en contra, los alemanes fueron capaces de poner una marcha más a nivel de ritmo e intensidad, lo cual fue suficiente para devolver, muchos minutos después, la igualdad al electrónico. La situación se antojaba de alto voltaje y solo el temple y la veteranía de Omar Cook parecían poder sobreponerse a la misma. Al final del tercer cuarto, su empuje sirvió a los locales para marcharse aún mandando en el luminoso (58-53).

No obstante, la debacle absoluta llegaría en el último parcial. Con Sylven Landesberg desacertado, las opciones ofensivas parecían estar muy limitadas en el bando estudiantil. Y, si bien es cierto que, pese a ello y gracias al empuje de actores secundarios como Arteaga Estudiantes logró mantener una cierta ventaja hasta el ecuador del parcial definitivo, ello terminó por pasar factura. Los de Salva Maldonado optaron, como viene a ser habitual en este equipo, a matar y morir desde la línea de 6’75 y, en el momento más caliente del partido, los triples optaron por no entrar. No ocurrió lo mismo en el aro rival, donde los alemanes sumaban a placer sin demasiada oposición por parte de la defensa local, lo cual implicó que lograran no solo la victoria sino la recuperación del basket average tras hacerse con el partido por 68-76.

ANÚNCIATE EN PLANETACB