La polémica en el Burgos-Granca: técnica por pisar la línea a seis segundos del final

Foto: ACB Photo / M. González

El partidazo en el Coliseum burgalés acabó con cierta polémica. El árbitro pitó una técnica a Eriksson a falta de seis segundos del final por pisar la línea de fondo en una defensa.

La regla es clara. El colegiado primero debe mandar un aviso al jugador. Y, si después de ese primer aviso el defensor vuelve a pisar la línea en la presión, entonces se podrá pitar legalmente técnica.

 

Una jugada pocas veces arbitradas en los partidos de máximo nivel. Más todavía cuando el partido está con tan solo un punto de diferencia y seis segundos por delante hasta el final del mismo. El reglamento, aunque muchas veces no se aplique a ciencia cierta, es claro.

El partido, pese a esta polémica, tuvo un gran nivel tal y como reflejan las grandes acciones de los principales líderes anotadores. Un auténtico festival de mates.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies