Opinión Javier Rodríguez 

La preocupación veraniega y habitual del aficionado del Real Madrid

Intentando volver uno a la normalidad de su vida tras los trágicos atentados en que uno se plantea muchas cosas cómo es la típica pregunta de por qué damos importancia a cosas que en realidad no las tienen cuando vemos sucesos como los acaecidos, al final, como seres irracionales que somos, volvemos a nuestras andadas y se nos ha ocurrido dar una vuelta a la preocupación que puede sufrir cualquier aficionado seguidor del Real Madrid (de baloncesto, por supuesto).

Andaba uno mirando la página web del Real Madrid en su apartado baloncestístico porque resulta que ahí es dónde debe uno vigilar casi constantemente para ver alguna novedad del equipo, así por ejemplo, sabedor de que Tecnyconta Zaragoza iba a anunciar a Álex Suárez en breve, cotilleó dicho lugar viendo al jugador todavía colocado en su lugar correspondiente para desaparecer a los pocos segundos aunque, eso sí, tras el anuncio oficial del club maño. Algo parecido nos ha pasado cuando quitaron a Draper, metieron a Radoncic o pusieron los dorsales de los nuevos fichajes Causeur, Yusta o Kuzmic, ya que antes solo aparecían con camiseta pero sin dorsal correspondiente, todo ello, por supuesto, sin comunicación oficial.

En este mundo de los que seguimos la actualidad del equipo blanco estamos ya más que acostumbrados a esta dinámica, las notas de despedida ya se encargarán de hacerlas los jugadores por motu proprio en sus redes sociales, los partidos de pretemporada ya nos enteraremos por sus clubes rivales y posibles fichajes con cesión incluida, tipo Sebas Sáiz, pues ya saldrá en algún momento por el conjunto que recibe al jugador, es la política de comunicación del club blanco desde hace ya bastante tiempo y no nos queda más que aceptarla sin darle más vueltas.

Sin embargo, este año, el aficionado madridista tiene un motivo más de preocupación con la baja de larga duración de Sergio Llull, sobre todo porque Facundo Campazzo sigue sin aparecer en esa página web mencionada y las alarmas están en todo lo alto ya que, siendo sinceros, solo vemos a un base en esa plantilla en la figura de Luka Doncic y es normal que uno ande con la mosca tras la oreja esperando que, de una vez, pueda confirmarse la vuelta del argentino para respirar un poco mejor a la espera de lo que se decida con la llegada de un base o se tira con lo que se tiene, cosa de la que ya hablamos en este artículo.

Poco podemos hacer ya salvo seguir con nuestra preocupación y, eso sí, darle diariamente al botón de F5 para refrescar la página del Real Madrid (baloncesto) a ver si nos llevamos alguna sorpresa y, sinceramente, con el consejo de que no se preocupen más de la cuenta porque les va a valer de poco.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas