La previa del Panathinaikos – Real Madrid de la Jornada 29 de Euroleague

Jornada 29 y el Madrid visita la siempre difícil cancha del OAKA para enfrentarse a un Panathinaikos, que parece haber renacido de la mano de Rick Pitino.

Se acaba la liga regular a la que sólo le restan dos jornadas para bajar el telón. Aún así, lo que queda será de una tensión increíble porque muchos equipos se juegan la vida, ya sea para meterse en Playoff, por buscar un rival mejor o más asequible dentro de los ocho primeros o bien para evitar la cuchara de palo como último o penúltimo de la competición.

En esas recibe el PAO (Panathinaikos Athlitikos Omilos) al Real Madrid, con la acuciante necesidad de ganar para asegurar estar en la post-temporada al cierre de la liga regular. Cuando llegó Rick Pitino, pocos pensaban que funcionase, porque no conocía el baloncesto europeo, su equipo estaba lejos de presentar una plantilla competitiva como la de años atrás y algunos de sus jugadores importantes andaban perdidos. Pues PAO de la mano del entrenador americano encontró un estilo definido y creció, sumando un récord positivo de 9 victorias por 5 derrotas, colocando el equipo en séptima posición, dentro de Playoff, aunque eso sí, amenazado por Olympiacos y Armani Milan, sus  perseguidores.

El Madrid por el contrario, llega desahogado, liberado de la tensión clasificatoria al estar ya asegurado dentro de los cuatro primeros que dan ventaja de campo en los cruces, pero sumido en una  mini crisis de resultados y juego, otra vez. Las bajas de Deck, pero sobretodo Rudy Fernández han trastocado la rotación de Laso, y junto al mal momento en el tiro del equipo, ha dado que en la última semana, se perdiesen dos partidos de forma “fea” ante Baskonia y Barça y se le ganase en casa a Milán más por acciones individuales que por un juego colectivo sólido.

El equipo de Laso ha hecho de la irregularidad su bandera y durante la temporada han ido dando bandazos en su juego. Lo mismo arrolla a Fenerbahçe y mete el miedo en el cuerpo a toda la Euroliga, que no se “presenta” ante el Barça en liga y permite a los culés sumar su cuarta victoria de cinco clásicos jugados esta temporada. En ese nivel se mueve un Madrid al que se le hace mucho daño aplicando algo que a los griegos les sobra: Músculo.

El Madrid sufre cuando sus rivales pegan, chocan, se mueven bien en ese  juego de contactos y le limitan los espacios donde correr. Precisamente es en esas lides donde el PAO de Pitino se siente más cómodo, no en vano, el coach ya advirtió a su llegada que americanizaría el juego de los verdes, lo volvería más duro, más físico y no mintió. Llega Panathinaikos lanzado a las órdenes de un genio como Calathes y para el Madrid es un problema, pues sus bases pasan por un bache de mal juego, ya no sólo a la hora de hacer jugar a su equipo , no sólo en sus porcentajes de tiro, sino también en situaciones defensivas, donde los exteriores rivales se han hecho fuertes ante ellos. La capacidad que tengan los de Laso para soportar el ambiente extremo que genera la grada griega será vital para no perderse en el partido.

Luego, ya en lo puramente deportivo, intentar asegurar el rebote defensivo, para ir creciendo en el partido hasta hacerse con el dominio del juego, impidiendo que los griegos vivan de segundas jugadas. En la pelea por los rechaces, la irrupción del joven Papagianis, un 2.20m de apenas 21 años que viene firmando buenas actuaciones en los últimos choques,  será vital para que los verdes puedan competir contra Tavares y Ayón, que le tienen la medida tomada al PAO y que en la ida hicieron un destrozo en la pintura a los interiores helenos.

El Madrid para ganar necesita convertir el partido en velocidad y vértigo, que los tanteos se disparen y que sus exteriores tengan espacios para jugar “uno vs uno” constantes y con ayudas lejanas, pues con ese juego han logrado ganar las cuatro últimas veces que se han enfrentado, tres en los pasados playoffs y en la ida de la fase regular este mismo curso. PAO querrá todo lo contrario, buscará imponer su físico, su músculo, cargará el rebote con todo para impedir que el Madrid corra o tenga segundas opciones, para luego pausar el juego buscando que Calathes conecte a sus anotadores, que domine el tempo y desactive así las virtudes de su rival. Veremos quién se impone, si el Madrid beneficiándose de las urgencias y necesidades de los griegos o el Panathinaikos, para el que ganar les asegura plaza en playoff matemáticamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies