La queja del Real Madrid a ACB sobre los colegiados sí ha servido para algo

Partido decidido en Andorra con victoria visitante por 66-87, prácticamente desde el descanso, con un Real Madrid muy serio, martilleando el aro local y exhibiendo altísima calidad defensiva, sin embargo, lo importante fue demostrar que la queja de los blancos a ACB tuvo su valor.

Tercer cuarto del partido, ya decidido para los blancos con más de veinte puntos de ventaja y una posesión se alarga más de la cuenta por un error en el marcador de posesión, el encuentro se para y Ibón Navarro se queja mientras los tres colegiados, se dedican a ver el visionado de las cámaras y ¿Saben cuántas tienen a su disposición? Nada menos que once posibilidades de encontrar la decisión que sea acorde a justicia, para ello tardan más de cinco minutos mientras el público empieza a mostrar su enfado porque saben qué, de su decisión, sea el balón para quién sea, tendrá poco recorrido a efectos prácticos del partido.

Si la denuncia puesta por el Real Madrid ha servido, al menos, para que el público conozca en primer lugar todos los medios que tienen los colegiados a su disposición y, después, para que los colegiados no se agobien por la presión ambiental y tomen EL TIEMPO QUE NECESITEN para impartir justicia, pero esta vez de verdad, todos habremos ganado, el público, los equipos, la justicia y, principalmente, la ACB, que no verá como un éxito organizativo como ha sido la Copa, queda todo en el garete por la incompetencia de los tres colegiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *