La vieja guardia del Real Madrid puede estar tranquila

Si no lo hubieran dicho hace un par de temporadas, probablemente pocos hubieran apostado por lo que hemos visto hoy, una merecídisima temporada de Campazzo le ha permitido estar sentado al lado de Laso en la rueda de prensa de la previa de la Final Four, pero el argentino es solo la punta del iceberg.

Seamos sinceros, la marcha de Luka Doncic nos hizo dar muchas vueltas a la cabeza sobre quién ocuparía con solvencia el puesto de base y Campazzo (28) nos ha maravillado hasta el punto de que, con la baja de Llull (31) por sus problemas musculares, nuestro único temor era que el argentino pudiera coger un resfriado que nos privara de verle en la cancha, una temporada de auténtico mérito y que ha tenido su refrendo tanto en ACB como en Euroliga.

Sin embargo, él no es el único que está tomando el relevo a esa “vieja guardia” y que ha dejado en entredicho a los que ven un Real Madrid que está envejeciendo y no ven un relevo generacional, ya que, sin el puesto de base ya lo tenemos claro, Jaycee Carroll (36) o Rudy Fernández (34) tienen un perfecto respaldo en Jeffery Taylor (29), que sigue con su etiqueta defensiva y nos ha mostrado su lado más anotador, junto a un Klemen Prepelic (26) que, aunque está pagando la novatada de su primer año en la élite más absoluta, se están viendo brotes más que verdes para un futuro más que prometedor.

En el puesto de pívot, las cosas están más que claras, Gustavo Ayón (34) tiene delante suyo a un Edy Tavares (27) que garantiza la existencia de cinco nato durante muchas temporadas, a la espera de ver qué hace el mexicano si decide renovar su contrato con los blancos (y sin contar a Kuzmic) y en ala-pívot, el sempiterno capitán Felipe Reyes (39), ve con calma como Thompkins (28) y Randolph (29) cubren esa posición con la vitola de ser de los mejores de Europa.

Así que el Real Madrid puede estar tranquilo porque, para acompañar a todos los citados tiene gente con juventud insultante como Deck (24), Yusta (22) o Pantzar (18) con un Causeur (31) que da el equilibrio justo.

Con esta perspectiva, los blancos lucharán por llevarse su undécima Copa de Europa, una plantilla donde la vieja guardia puede estar tranquila, la savia nueva ha llegado para quedarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *