Champions League 

Landesberg no puede salvar a Estudiantes de la derrota en Turquía

El Movistar Estudiantes vuelve de Turquía con derrota, tras caer en la cancha del Banvit turco por 82-80 pese a los 31 puntos de Landesberg.

El Movistar Estudiantes ha vuelto salir mal parado de un final apretado, esta vez en la cancha del Banvit turco, ante el que han cedido por un 82-80 final pese a los 31 puntos de un colosal Landesberg. Si bien es cierto que los de Salva Maldonado tuvieron sus opciones hasta el final, el hecho de ir a remolque de su rival en la segunda parte pesó demasiado en los últimos compases del choque.

En el primer cuarto se antojaba difícil presagiar el final que tendría este partido. El conjunto colegial saltaba a la cancha turca especialmente concentrado y ello no tardaba en tener su reflejo en el luminoso. Un enchufado Landesberg lideraba a los suyos en un auténtico recital ofensivo que, además, encontró su reflejo en el nivel defensivo del equipo, ya que, tal y como estamos acostumbrados a ver esta temporada, el conjunto de Maldonado demostró un gran nivel atrás durante los minutos en los que los tiros entraban con facilidad. El 14-27 con el que terminaba el primer asalto era consecuencia de las buenas sensaciones con las que Estudiantes arrancaba el choque, pero… este equipo nunca se acoge al camino más fácil.

La reacción del conjunto turco, no obstante, no tardaba en llegar. El Banvit salió en el segundo parcial como un auténtico huracán y, liderados por Thomas, desbordaban al cuadro estudiantil en todos los aspectos, endosando un 16-0 de salida que disipó por completo la ventaja que estos habían gestado en el primer cuarto. Auspiciados por la voluntad de no querer perderle la cara al partido, Estudiantes se aferraba al estado de gracia de un Landesberg que tuvo que vestirse de líder absoluto ante la ausencia de su escudero Caner-Medley y a un porcentaje no del todo malo desde más allá de 6’75. De esta forma lograban que, al descanso, la diferencia fuese más que asequible de cara a la segunda mitad (46-41).



El pasó por vestuarios “normalizó” un partido cuyos dos primeros cuartos habían sido de auténtica locura. La igualdad se palpaba mucho más en lo que a sensaciones se refiere, hasta que el Banvit, con un Rautins absolutamente desatado desde el perímetro a la cabeza, dio al cuadro estudiantil de su propia medicina, dinamitando el partido desde más allá de 6’75. Estudiantes trataba de responder de la misma forma, pero Landesberg estaba demasiado solo y, el equipo en general, demasiado obcecado con el juego exterior. De esta forma, el cuadro turco encaraba los últimos diez minutos con una ventaja algo más contundente (69-60).

Si bien es cierto que el estado de gracia de los turcos desde el perímetro se mantuvo en el arranque del parcial definitivo, y que la defensa estudiantil no fue la idónea para comenzar un cuarto final por detrás en el luminoso, el equipo supo sacar a tiempo el carácter con un Alec Brown serio bajo los aros. Pese a tener opciones hasta el final, en la lucha contra el reloj el Estudiantes terminó perdiendo y se dejó la victoria por un 82-80 final.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas