Las broncas de Laso a Pantzar y Doncic, muchas diferencias, mismo fin

Si no hubiera sido por el momento irónico que nos dio Moncho Fernández, la verdadera estrella de la noche en el encuentro entre Obradoiro y Real Madrid tenía claro los protagonistas, Melwin Pantzar y Pablo Laso.

Por si alguno no lo ha visto, la situación es la siguiente, tras un par de errores defensivos de Pantzar que desembocan en dos triples del Obradoiro, Laso toma la decisión de cambiar al jugador, lo que sucede a continuación es lo siguiente.

“¿A mí te crees que me importa que pierdas balones? ¡A mí me importa que defiendas!”

Inevitablemente, las redes empezaron a hervir con el tema, desde lo que defendieron la vehemencia de Laso en pos del crecimiento del jugador hasta otros que sueltan el típico “eso no lo hace con los pesos pesados”, pero muchos por no decir todos, como nuestro compañero Jorge Martínez en su artículo, vieron una situación idéntica a la que tuvo Luka Doncic en un partido contra el CSKA, recordemos.

Pues bien, les voy a dar mi sincera opinión, la única similitud entre ambas situaciones es ser una bronca, sin más y ¿saben cuál es la principal diferencia entre ambas? Muy sencilla, en el caso del esloveno, inmediatamente volvió a jugar, mientras que, en el del sueco, ya no volvió a pisar pista después de la sonora reprimenda.

Pantzar tuvo un problema grave en el partido que tiene que corregir rápidamente y es pensar en el fallo anterior, cierto es que tuvo dos errores infantiles, uno pasar un balón por alto que fue cortado y el otro cometer unos dobles, eso le torturó psicológicamente y le hizo pensar que estaba desaprovechando la oportunidad de los escasos minutos que iba a tener esta temporada y, claro, tal situación hizo que perdiera la concentración donde realmente debe demostrar su valía ante el entrenador…la defensa, algo que, como bien dicen los expertos de esto, “tú puedes tener un mal día en ataque, pero en defensa, no, ahí es actitud antes que aptitud”.



No se crean que Pantzar se asustó con la bronca, estoy más que seguro que ya lleva unas cuantas en su carrera, seguro que incluso más sonoras, lo que realmente le “jodió” fue no volver a salir a pista, ahí es donde un entrenador sabe que hace “daño” al jugador y donde éste recibe un cursillo acelerado de crecimiento.

Laso, uno de sus principales baluartes para formar parte de la plantilla del Real Madrid y que ya ha sufrido alguna pregunta sobre si la posición más débil es la de base en caso de lesión de Campazzo o Llull, ha apostado muy fuerte por Pantzar sabiendo que Doncic solo hay uno y las comparaciones serán inevitables, va a ser su mentor y su maestro y, no lo duden, va a sacar lo mejor de él, por lo pronto ya ha aprendido una cosa que seguro que le va a acompañar el resto de su carrera profesional: Nunca pienses en el fallo anterior para no cometer un fallo próximo.

ANÚNCIATE EN PLANETACB