Las cinco lecturas que nos dejó el Real Madrid en la Supercopa

Si atendemos al resultado, la Supercopa dejó solo cosas positivas para el Real Madrid, pero también nos permitió ver algunas sombras en el conjunto de Laso, vayamos con todo ello.

 

1.- Lo que ya sabíamos, Campazzo es insustituible, el argentino futurible de la NBA jugó más de 30 minutos de media en los dos encuentros que disputó, pero no basta solo con eso, su ascendiente con el equipo es de un nivel máximo, tanto de llevar el ritmo del equipo, como de jugarse los momentos importantes del juego, algo con lo que tendrá lidiar Laso cuando se vaya de la casa blanca y que es de un futuro incierto.

2.- El sustituto natural es el joven y no el compatriota. Como ustedes son inteligentes, ya habrán visto por donde voy, Carlos Alocén, con las lógicas diferencias entre uno y otro, es lo más parecido a Campazzo que, al día de hoy, tiene el Madrid, algo que ya pudimos ver en el último partido de la pretemporada y el encuentro ante Tenerife, un base con una potencia de piernas colosal, con buena visión de juego y que no va a tener periodo de prueba, se le va a exigir desde ya, sobre todo viendo que la confianza en Laprovittola sigue en línea descendente y él tampoco parece que pueda poner mucho de su parte.

3.- Al final el pívot sí puede ser un problema. Laso ha usado como sustituto de Tavares a Trey Thompkins (anda que si nos llegan a decir esto hace unos años) y el experimento ha tenido varias sombras y menos luces, defensivamente ha tenido muchos problemas con gente como Fran Guerra o Brandon Davies, mientras que en la ofensiva, su movilidad y su tiro exterior le da más chance en el juego, la otra opción es desplazar a Garuba del cuatro al cinco y, como siempre, Usman se multiplica para hacer cosas con una intensidad máxima, sin embargo, ante rocosos pívots de Euroliga, se antoja algo corta estas dos opciones, sobre todo, cuando Felipe Reyes, por razones lógicas, parece que tendrá un papel más de ACB.

4.- ¿El mejor juego exterior de Europa? Aunque puede ser muy atrevida esta afirmación viendo lo que se cuece por ahí, el Real Madrid tiene algo de lo que no todo puede presumir y es un equilibrio tremendo en su línea exterior, algo que ha alcanzado un punto superlativo con la llegada de Abalde, absolutamente válido en defensa y tremendamente fiable en ataque, con un Rudy Fernández que, en palabras de Laso, “es el jugador que más intangibles aporta” y todo ello con las inestimables aportaciones de un Llull que tiene pinta de que solo será escolta, Jaycee Carroll, al que no vamos a descubrir ahora, junto con lo que puedan aportar Causeur y Taylor, jugadores que, por lo visto, van a tener mucho banquillo este año más un Tisma que, cierto es, tendrá difícil tener algunos minutos.

5.- Los ala-pívots, esa polivalencia acentuada. Si me van a decir que Deck es alero, pues sí, es verdad, pero lo que vimos el año pasado con el tortuga en el puesto de 3-4 se va a acentuar de forma máxima cuando Tavares tenga que descansar, ya que el argentino pasa, por derecho propio al puesto de ala-pívot con alguna alternancia en el puesto de alero, de ello pudimos darnos cuenta con la defensa que hizo ayer a Mirotic, al que volvió loco con independencia de donde le quisiera atacar el montenegrino, para ello tendrá como compañero de “penas” a Randolph que, aunque no ha hecho una gran pretemporada y supercopa, su calidad es indudable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies