Opinión Gonzalo Rodríguez 

Las estrellas tienen que aprender a retirarse

El deporte siempre nos regala estrellas, ídolos por los que nos enganchamos más o menos a un equipo o una disciplina. Navarro es un caso perfecto. Capitán de la mejor generación de jugadores españoles de la historia del baloncesto, tiene que colgar las botas, al menos de la selección, cuanto antes.

Otros casos sonados de las despedidas que deberían haber sido antes y no fueron son las de Casillas en el Real Madrid, Ronaldinho en el Barcelona o Tiger Woods del mundo del golf. Estrellas que alargaron demasiado su adiós y que, debido a eso, crearon conflicto entre los fans. Con el máximo respeto posible, Navarro lo está creando. La gente considera que ha sido el mejor junto con Pau Gasol, pero por rendimiento, lesiones y, por lo que viene por abajo, hay que dejarlo.

Aquí no se cuestiona su indudable calidad, sus 19 puntos a USA en la final olímpica de Londres 2012, su récord de triples en la NBA de un jugador rookie, sus varios MVPs de Liga, Euroliga o Eurobasket, incluso sus actuaciones individuales en partidos clave, o si no que le pregunten a los madridistas. No se cuestiona nada de eso.

La reflexión llega, primero, mirando su edad. 37 años. Una edad que no le permite ya jugar todos los partidos, ni estar sano durante todo el año (16 partidos en ACB esta temporada). Hay jugadores por abajo que viene pisando fuerte, como Joan Sastre, Santi Yusta o incluso Jaime Fernández y Alberto Díaz.

La solución podría ser la de superar a Epi en número de internacionalidades, ya que sí se merece estar arriba del todo, y dar paso a los jóvenes, que vienen haciéndolo bien y tienen más ritmo de competición hoy por hoy. La solución, por su parte, tiene que salir del propio jugador y respetar sus galones, pero tiene que llegar.

El caso de Pau Gasol es diferente. Pau también es mayor, también lleva mucho tiempo en la selección, pero también es cierto que está jugando más y en la NBA. No tiene problemas de lesiones y, su simple presencia en la cancha, ya te aporta cosas. Además, los pívots jóvenes y de las inferiores no tienen todavía ese nivel necesario para rendir con la selección española desde el minuto uno.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas