Llull forzó su cambio tras tres ‘mandarinas’ al limbo

El jugador del Real Madrid no estuvo enchufado en el inicio del último cuarto. Lanzó tres triples prácticamente consecutivos y sin apenas crear peligro. El jugador, conocedor de que no estaba acertado, forzó su cambio con una falta.

Hasta ahí todo normal y habitual en una dinámica de partido. Sin embargo, lo más comentado fue el rostro de Sergio Llull una vez se sentó en el banquillo. El balear, tapado con la toalla durante varios minutos, tardó en volver a mirar a pista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *