Lo que cansan los agoreros

Se lesiona Sergio Llull y aparecen los agoreros, los eternamente pesimistas, los que aluden al “ya lo dije: hacía falta un tercer base” o “si ya decía yo que había que rotar más”. A mi personalmente me cansa tanta autodestrucción.

Evidentemente se plantea un problema cuando se lesiona una de las piezas claves de tu equipo, líder y pieza fundamental en el engranaje de este Real Madrid Baloncesto que está escribiendo unas cuantas páginas de éxito en la historia del club.

Pero los problemas no se resuelven con lamentaciones, quejidos, pesares, excusas ni incluso depresión. Los problemas solo se resuelven si te enfrentas de lleno a ellos, los asumes y les buscas solución.

Y en esto Pablo Laso y su equipo técnico tienen un Máster que obtuvieron “cum laude” la temporada pasada. Así que, por favor, confiemos en ellos, dejémosles trabajar para que den con las teclas adecuadas que permitan que el equipo toque sus mejores sinfonías en los partidos en los que Sergio Llull no pueda estar en pista. Porque su liderazgo no se pierde, ya que como él mismo ha dicho “toca animar a mis compañeros desde fuera” y sin duda se le verá desde la esquina del banquillo animando a sus compañeros como buen líder que es.

La temporada pasada ocurrió algo parecido a estas alturas en el puesto de base. Con Llull aún ausente se lesionó Facu Campazzo y saltaron las alarmas, al solo contar con un base de calidad: Luca Doncic. El resultado ya lo sabemos.

Esta vez la situación para mi es menos complicada que la temporada anterior, porque estoy seguro que Facu Campazzo va a dar un paso al frente y porque la vuelta de Llull no va a ser una incógnita como el año pasado. Su vuelta ahora será al cien por cien tanto física como mentalmente.

Y hasta que esto ocurra hay varios jugadores que podrán apoyar al Facu para compartir responsabilidades dentro de la cancha y darle descanso en el banquillo: Prepelic, Causeur, Rudy (en tareas de dirección) o Taylor, Carroll y Yusta (en tareas defensivas) Incluso se podría contar con el factor sorpresa Melwin Pantzar, que esto es baloncesto y nunca se sabe cuando puede explotar el talento.

Si algo ha sido clave y fundamental en los éxitos del Real Madrid en estos últimos años ha sido el EQUIPO por encima de las individualidades. Y el equipo se hace confiando en los cada uno de sus integrantes, definiendo el rol de cada uno, sabiendo sacar lo mejor de cada uno en beneficio del grupo y eso Pablo Laso y su staff lo bordan. Empezando por no poner excusas, por no lamentarse, por confiar en su equipo e ir a por todas.

Así que confianza plena y a disfrutar de lo que queda de Eurloliga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *