Los seis detalles (casi) imperceptibles del Real Madrid – Panathinaikos

Muchos pensarán que ya está todo dicho de lo vivido en el segundo partido entre Real Madrid y Panathinaikos, sin embargo, nosotros tenemos seis detalles que, aunque parezcan fútiles, también han sido importantes para entender lo vivido ayer.

Aquí los tienen.

1.- El merecido minuto de silencio. A muchos nos pilló de sorpresa, porque no se había informado previamente, pero ayer pudimos vivir un minuto de silencio para alguien que se dejó la vida por la casa blanca y sin los focos que tiene un jugador, entrenador o, inclusive, un directivo. El delegado Herrerín era el ejemplo del madridista perfecto y la afición del Palacio le dio el homenaje merecido, él fue la mecha que abrió la llama de la victoria blanca.

2.- El visitante escondido. Mucho hemos hablado de la presencia de Luka Doncic y de Willy Hernangómez, presentados con todos los honores en el WiZink Center, sin embargo, en el día de ayer, hubo también otro visitante ilustre y, seguro, con más problemas para escaparse que los dos anteriores que ya han finalizado temporada, hablamos de Dino Radoncic, jugador del UCAM Murcia (que esta semana no juega porque le tocaba enfrentarse al Madrid) y que, en compañía del jugador junior, Mario Nakic pudieron disfrutar de la victoria blanca.

3.- El «berserker» Luka Doncic. Más allá del propio espectáculo del partido, era inevitable que la vista se te fuera a Luka Doncic para comprobar con los propios ojos, cómo vivía el partido el jugador esloveno, digno de formar parte de cualquiera del grupo de animación de los Berserkers, aplaudiendo cada acción, animando sin parar y quedándose asombrado cuando había algún canastón de los muchos que hubieron, parecía que, en vez de venir de la mejor liga del mundo, había estado en alguna cueva sin ver baloncesto en mucho tiempo.

4.- Un speaker para conquistarnos a todos. Seamos claros, salvo honrosas excepciones, como los citados «Berserkers» o  «Los Ojos del Tigre», el WiZink no es un hervidero en animación, pero ayer, ambas peñas tuvieron un aliado que dio un auténtico recital de animación, hablamos , quién si no, de Pedro Bonofiglio, el speaker del conjunto blanco se tuvo que dejar la voz para levantar al público, para pedir el uso de aplaudidores y con un vozarrón que no sabemos cómo se habrá levantado esta mañana, una auténtica lección para quién quiera imitarle.

5.- Mucho griego en la capital. Distribuidos estratégicamente por todo el recinto, Panathinaikos no estuvo solo en sus dos partidos, muchos aficionados helenos estuvieron presentes y, en algunos momentos, se dejaron oír pero, lo mejor de todo, es que no se vio ni un solo enfrentamiento subido de tono, (más allá de los cánticos enfrentados), una absoluta muestra de deportividad y rivalidad en un entorno lleno de buen rollo.

6.- El capitán siempre presente. Nuestro último detalle imperceptible va dedicado al capitán del Real Madrid, Felipe Reyes, único jugador de los 24 de ayer que no pisó la cancha, alguien que sabe aceptar su rol cuando es necesario y que jamás verán oírle decir una mala palabra en caso de no jugar. Ayer se mostraba igual de feliz que si hubiera disputado 30 minutos y es una de las mejores armas de Laso para el éxito y es que, aunque no juegue, el capitán siempre está presente y eso lo sabe el resto de la plantilla.

La guerra continúa, próxima cita, el martes.

Foto: @BasketatodoRitm 

1 Comentario en “Los seis detalles (casi) imperceptibles del Real Madrid – Panathinaikos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies