Los seis detalles de la victoria del Real Madrid ante Gran Canaria

El Real Madrid se pegó un festín a costa de un Herbalife que parecía que solo compitió un cuarto y que acabó cayendo por un rotundo 92-76.

Estos fueron los seis detalles del encuentro.

1.- Los buenos minutos de Laprovittola. Si Laso quería un buen partido del argentino, lo tuvo por fin ante este Gran Canaria que no se acordaba de que en baloncesto había que defender, Lapro fue el mejor de la primera mitad con 12 de valoración con 9 puntos y 5 rebotes, además de encontrar buenas conexiones con los pívots, sin duda un aliciente para seguir mejorando, como así hizo durante la segunda parte, cogiendo su responsabilidad en los momentos importantes en que Granca se acercaba y siendo uno de los más valorados del encuentro.

2.- Las dos generaciones frente a frente. Y es que ver un choque entre Garuba y Bourousis, (que fue recibido con aplausos como no podía ser de otra manera) siempre es algo de interés, en este caso tenemos que decir que al madrileño todavía le falta para competir con un pívot que sabe buscar muy bien la posición y que le puso en más de un problema y es que, como dice el refrán, más sabe el diablo por viejo, que por diablo.

3.- Un apático Herbalife Gran Canaria. El equipo isleño, sin competición europea, parecía el que venía de disputar dos partidos de Euroliga en vez de los blancos, apático, sin ganas, con una defensa que hacía aguas y con un Madrid que, a medio gas, se permitía el lujo de irse ya 18 arriba al descanso y, todo ello, a pesar de una épica bronca de Katsikaris en un tiempo muerto del segundo cuarto en que el griego cogió un «rojo Obradovic» de los que hace época.

4.- Cuando crees que todo está acabado. El Real Madrid salió pensando que «estaba todo el pescado vendido» y eso, evidentemente, se paga, el Granca venía (seguro) de una bronca en el vestuario y mostró mucha más intensidad en la defensa de líneas de pase mientras que los blancos…bueno, dejaban el tiempo pasar y no les fue excesivamente mal para acabar perdiendo solo el tercer cuarto por 18-28 y un marcador que se apretaba peligrosamente por 66-58.

5.- Demostrar que son humanos (solo un rato). Ese cuarto fue un espejimso en el partido, el Madrid solo tuvo que acelerar un poco el ritmo en el partido para volver a conseguir una cómoda ventaja que rondaba los 20 puntos, en ello contribuyeron mucho los tres bases de los blancos con Llull, Lapro y Facu que dejaron sin armas a los chicos de Katsikaris.

6.- La expulsión de Rudy Fernández. Dos técnicas seguidas se llevó el mallorquín, la primera por quejarse, sin dirigirse a nadie, por una falta pitada, la segunda, sancionada por Jordi Aliaga, cuando pedía explicaciones a Esperanza Mendoza, en ambos casos, rigurosísimas las dos y porque el partido estaba más que finiquitado, si no podría haber sido determinante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies