Luka Doncic, año II: En busca de los Playoffs en el Oeste más duro

El esloveno afronta su segundo curso en la NBA acompañado de toda una estrella como Kristaps Porzingis en la que ya es una de las parejas con más futuro de la liga

Tras un primer año histórico, Luka Doncic afronta desde mañana mismo el reto de mantener su gran nivel que le valió el ‘Rookie del año’ y codearse durante todo el curso con marcas históricas de los más grandes –hizo ocho triples-dobles–. El ex madridista persigue también el objetivo de disputar sus primeros Playoffs y de ser elegido para el All-Star, hazaña que rozó en su año de estreno siendo el segundo más votado por el público. Para ello los Mavs –en el primer año sin Dirk Nowitzki– le han juntado con Kirstaps Porzingis en la que promete ser una de las parejas de mayor proyección en una NBA donde los superequipos y los ‘big 3’ han dejado paso a los dúos de estrellas. LeBron y Davis, Kawhi y George, Harden y Westbrook y por qué no, Doncic y Porzingis pelearán en una Conferencia Oeste más dura que nunca.

Las aspiraciones de los Mavericks de regresar a los Playoffs pasan por una única plaza, pues a bote pronto nos salen hasta siete equipos que parece que tiene su billete asegurado: Clippers, Lakers, Warriors, Rockets, Nuggets, Blazers y Jazz. Conjuntos como los Mavs, los Spurs o incluso los jóvenes Pelicans (y hasta los Kings) deberían pelear a cara de perro por un puesto en la postemporada. El esloveno lo ve bastante más claro: «Este año no hay excusas, nuestro objetivo es entrar en los Playoffs».

Doncic afronta su segundo año con los Playoffs y el All-Star como objetivos / Foto: nba.com

Durante el verano Mark Cuban soñó con traer a otra gran estrella como Kemba Walker o a complementos de lujo como Danny Green, pero finalmente acabaron centrándose en renovaciones (el propio Porzingis, Powell, Kleber, Finney-Smith y Barea) y en las firmas del gigante serbio Boban Marjanovic, del base Delon Wright, y del regreso un año después de Seth Curry.

Un Luka más ligero

La película cambia considerablemente para Luka, que pasa de ser aquel joven con talento a la futura estrella del que todo el mundo va a esperar como mínimo que iguale su rendimiento. Más preparado física y mentalmente (el tramo final de la temporada se le hizo algo largo), el esloveno ha perdido hasta 9 kilos: «Ahora soy más rápido, así que supongo que mi defensa también será mejor». Y mejor rodeado, pues al letón le conocemos de sobra aunque llevemos tiempo sin verle: ese 2,20 capaz de tirar de tres como cualquier alero. La gran incógnita será ver cómo se encuentra tras su grave lesión.

 

El cambio físico de Doncic tras sus primeras vacaciones: 9 kilos menos y más velocidad

El verano de 2021 en el horizonte

Si esta temporada cuaja como se espera y Doncic mantiene su nivel acompañado de un Porzingis recuperado la franquicia podría aspirar dentro de dos veranos a firmar a una tercera gran estrella y culminar la ansiada reconstrucción. Pero antes los fans de los Mavericks tendrán que hacerse a la idea del primer año sin Dirk Nowiztki. Sin abandonar el contexto de la transición, la llegada del letón y la presumible mejora de Dallas en defensa pueden hacer pensar en esta ya citada octava plaza en el oeste. Sin tener en cuenta posibles contratiempos en forma de lesiones de alguno de los equipos gallitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies