Momento para las oportunidades y los descansos

La situación en la clasificación de la Euroliga permite a Pablo Laso poder hacer muchas rotaciones y dar oportunidades a jugadores que pueden demostrar su valía.

Con los últimos resultados producidos esta semana en la competición europea, parece evidente que el Real Madrid solo va a poder pelear por ser segundo o tercero, puesto que la primera posición está muy a favor del Fenerbahce y, tras la derrota del Anadolu Efes, el conjunto turco ya no podrá alcanzar al madrileño.

Si nos fijamos en la clasificación, Milan, Olympiacos y Baskonia están muy parejos y es previsible que hasta la última jornada no se decida qué equipo será sexto y cuál séptimo, por lo que será prácticamente imposible que el Madrid tenga la opción de elegir rival para el playoff de cuartos de final. Además, la experiencia nos dice que eso de decidir tu contrincante no siempre sale bien.

Es por esta razón que es el momento ideal para que Pablo Laso rote de una manera clara. Hace unos días analizamos los minutos disputados por los jugadores madridistas y hay varios que no han podido permitirse el lujo de tener demasiado descanso. Campazzo y Tavares son seguramente los mejores ejemplos.

De la misma manera, hay jugadores en la plantilla que no han podido gozar de muchos minutos. En este caso, nos acordamos de Yusta, Kuzmic, Prepelic o Pantzar, y también de un Trey Thompkins que ha tenido lesiones que le han impedido jugar tanto como todos querríamos.

Los partidos restantes de Euroliga son idóneos para equilibrar esta situación. Debe ser difícil para un entrenador salir a un partido, ya sea en tu campo o fuera, con la sensación de que la victoria puede no ser tan factible como en otras ocasiones porque estás dejando fuera a jugadores claves, pero todos tenemos que entender que lo importante no es ser segundo o tercero, lo realmente determinante es llegar con todos la plantilla en el mejor estado físico posible y, si puede ser, con los menos habituales también enchufados para ayudar.

Pablo Laso tiene la oportunidad de dar 20 o 25 minutos en estos encuentros a aquellos que no han tenido tantas opciones para que demuestren todo lo que pueden aportar, algo parecido a lo que ocurrió el pasado domingo con los minutos de gran baloncesto que dio Santi Yusta. Incluso se le puede abrir la puerta a canteranos como Usman Garuba para empezar a ganar experiencia en la máxima competición continental.

Es el momento de hacerlo, opciones para el fondo del banquillo y descanso para los que tienen las piernas más cargadas. Con una de las mejores plantillas de Europa, si todos los jugadores llegan al tramo decisivo del año al 100%, la idea de repetir el doblete ganará muchos enteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *