Montakit Fuenlabrada y Movistar Estudiantes se verán las caras tras vencer en Getafe

Montakit Fuenlabrada y Movistar Estudiantes han ganado sus respectivas semifinales del Torneo de Baloncesto Ciudad de Getafe y certifican el primer derbi de la temporada en la final del domingo.

Con motivo de estas fechas, se celebraba en el pabellón Juan de la Cierva el ya tradicional Torneo de Baloncesto Ciudad de Getafe, una cita ineludible en Madrid para ver ya en funcionamiento a alguno de los equipos de la Comunidad. Montakit Fuenlabrada y Movistar Estudiantes han tenido como rivales a Baskonia (85-82) y Hapoel de Jerusalem (106-76) respectivamente, y el resultado -como pueden ver- no ha podido ser mejor para ambos.

El encargado de abrir la lata ante los (¡numerosos!) aficionados allí presentes era Montakit Fuenlabrada. Los de Néstor García, pese a haber jugado ayer su partido de presentación -con el desgaste físico que ello conlleva-, fueron capaces de rehacerse de un panorama algo desolador. En la primera mitad, el acierto desde el perímetro de Baskonia -un soñado 56% en los 20 primeros minutos- dinamitaba el partido y abría una brecha que, rondando la veintena, parecía inabarcable para el cuadro fuenlabreño.



No obstante, y a costa de apretar las tuercas en el aspecto defensivo, los fuenlabreños aparecieron en el partido en la segunda mitad y, liderados por un Christian Eyenga en estado de gracia (26p), se aferraban a la épica para darle la vuelta al choque. La mejora en defensa permitía un juego mucho más dinámico y ello se tradujo en el luminoso. Tanto es así que, tras unos minutos finales de infarto, los fuenlabreños culminaron la remontada para llevarse el choque por 85-82, a pesar de la espectacular actuación del canterano Miguel González (20p con 5/6 en T3), de la vuelta por la puerta grande de Tornike Shengelia (12p) y de alguna que otra acción vistosa de los baskonistas, como el triple desde su campo de Iván Martínez para finalizar el 3Q.

Por su parte, los estudiantiles arrancaron su choque ante el conjunto israelí con mejores sensaciones. Pese a tardar unos minutos en encontrar el ritmo deseado, en parte, por unos grandes minutos de Alen Omic (19p) bajo los aros, los colegiales protagonizaron un segundo cuarto de escándalo, inspirados en ataque y serios en defensa que les permitió coquetear con la veintena de ventaja en el luminoso. Con Alec Brown (16p y 11rb) contundente en la pintura -tanto en lo que a anotación se refiere como en el aspecto reboteador- y con Landesberg (22p) acertado de cara al aro, los estudiantiles se marchaban al vestuario con los deberes hechos.

En la segunda parte, los de Salva Maldonado decidieron no levantar el pie del acelerador y, aunque Hapoel se mostraba algo más entonado, la diferencia de puntos era lo suficientemente excelsa como para llegar a poner a los estudiantiles en problemas. Sin demasiado misterio, luciéndose en el último cuarto y con un luminoso verdaderamente abultado, Movistar Estudiantes se hacía con la segunda victoria de la tarde (106-76) y confirmaba el derbi madrileño en la final del domingo a las 13:15h.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *