El OjO Al Blanco del Bilbao – Real Madrid, tres regulares y uno bueno

El Real Madrid se llevó un importante triunfo por 87-80 ante un Bilbao Basket que no se lo puso nada fácil durante tres cuartos para tener un esplendoroso último periodo en que puso la ventaja definitiva para conseguir la segunda victoria.

Sí Yusta, No Radoncic

Finalmente fue Santi Yusta quién entró en convocatoria quedando Radoncic sin vestirse de corto, la presencia del torrejonense fue prácticamente inédita con nueve segundos aunque, en su debe, podemos decir que gracias a él no podemos decir que el Madrid se quedara sin que ningún jugador nacido en España no pisara la pista durante los primeros veinte minutos.

Sin defensa exterior

 El comienzo del Real Madrid fue de película de terror en lo que se refiere a defender la línea exterior, sin ningún tipo de problemas y con solo un par de pases bien dados, el Bilbao Basket se plantaba en 6.75 sin prácticamente oposición y facilitaba a los hombres de negro empezar a coger ventajas importantes ante un Madrid que, a diferencia del comienzo ante Morabanc Andorra, tenía pocas ideas en ataque y no encontraba situaciones claras de tiro, de ahí ese 28-20 al final del primer cuarto.

Randolph toma el mando

Ese 9/18 en triples del Bilbao Basket era una losa que el Madrid solventó gracias a la actuación de Anthony Randolph que con 15 puntos y mostrándose letal desde media distancia se sentía a gusto en la pista, pidiendo balón y asumiendo responsabilidad. A pesar de todo ello, fue insuficiente para conseguir ventaja de cara al marcador y los blancos se iban dos abajo al descanso (45-43).

Ché Facu, toca mandar

Por fin pudimos ver a Reyes y Rudy en pista, los dos jugadores nacionales salieron a pista y tuvieron su estreno en la liga, pero quién realmente estuvo excelente fue Facundo Campazzo en la dirección, aumentó el ritmo del juego y gracias a penetraciones en los que doblaba balón al exterior que permitían tiros certeros, volvió a meter al Madrid en la línea de la victoria y que, como en el primer cuarto, había abandonado por extremada relajación defensiva, como muestra aquí tienen la intepretación del contraataque con Luka Doncic, dejando todo para el último cuarto con el 62-60 en el luminoso.

Lo imprevisto

Visto lo que habíamos visto en los anteriores treinta minutos, nos resulta difícil de describir qué le pasó a Bilbao Basket en el último cuarto, un equipo que, por el motivo que fuera, se vino abajo completamente y permitió al Real Madrid jugar a placer, con contraataques claros, con pérdidas de balón y robos blancos que daban canastas fáciles, muy fáciles y que, aunque Bilbao no tiró la toalla, fue insuficiente para luchar por la victoria y nos dejó un resultado final de 80-87.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita nos lleva al Tecnyconta Zaragoza en el WiZink Center en un tiempo récord, será el próximo domingo a las 12.30 y allí estaremos contando lo que suceda, pero, mientras tanto, no me dejen de sonreír.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *