El OjO Al Blanco del FC. Barcelona – Real Madrid. Rodillo vengativo

Si había dudas de cómo saldría el Real Madrid tras la derrota en la Copa frente al mismo rival, ya no hay ninguna, un conjunto blanco que fue un auténtico rodillo ante el penúltimo equipo de Euroliga y al que venció por 74-101.

El nuevo héroe

Sin duda alguna, el Palau ya tiene un nuevo héroe y no es otro que Svetislac Pesic, que cuando salió a pista se llevó una ovación de las que hacía tiempo que no se escuchaban en un recinto que también tuvo otro tiempo de guerra en la presentación de los blancos, el famoso “Madrid, c….., saluda al campeón”.

Un comienzo aplastante

Como dice Pablo Laso, cada partido es diferente y eso fue justo lo que vimos en el primer cuarto, un Real Madrid que tuvo un inicio, sencillamente, electrizante, siendo un absoluto rodillo en todas y cada una de las parcelas del juego, con un Facu Campazzo que defendía como un lobo y era capaz de dar estas asistencias

Como teníamos, por fin, a Anthony Randolph volviendo a coger la excelencia en su juego con ese juego desde el exterior en 1 x 1 o en velocidad y con un acompañante de excepción en Jaycee Carroll que se mostraba letal desde el lanzamiento y que nos dejaba un espectacular 13-30 al final del primer cuarto.

Poderío interior

Como parece que la gente se olvida, hay que recordar que el Madrid tenía a Gustavo Ayón lesionado durante tres meses y hoy le volvimos a ver de verdad, un minuto necesitó el mexicano para aclimatarse y volver a ser esa pareja letal con Felipe Reyes y, aunque el Barça dio alguna muestra de mejoría, sobre todo en defensa, cuando llegó a acercarse a 1o puntos (33-43), se topó con un Facundo Campazzo absolutamente demoledor, cogiendo responsabilidades y que nos dejó esta increíble asistencia a Randolph y que nos dejó un marcador de 35-52 con un dato escalofriante, 0 pérdidas en 20 minutos.

Sigue el paseo

El Barça, bien por la tremenda superioridad blanca, bien por lo que fuera, fue un absoluto juguete roto en las manos del conjunto de Laso que jugaba a placer, movía el balón con solvencia y dejaba un marcador de 57-83 que daba por finiquitado el partido, era tanta la demostración blanca tanto en el exterior…

…como bajo el aro como podemos ver en la tremenda potencia de Jeff Taylor.

El juego interior

No podemos dejar este repaso madridista por el Palau sin dejar de hacer referencia a la aportación de Gustavo Ayón que volvió a hacer enorme pareja con Felipe Reyes en el juego poste alto-poste bajo junto a un renacido Randolph que volvió a mostrar su calidad y ello dejó un poco en detrimento a Tavares que fue el interior que menos minutos jugó y que ahora obligará a Laso a tener un bendito problema. Todo ello nos dejó un marcador de 74-101 y un Real Madrid que vuelve a recuperar posiciones de honor en la clasificación de Euroliga

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita nos lleva al siguiente encuentro de Euroliga y ya será el próximo viernes en el WiZink Center frente Fenerbahce, mientras eso llega, ya saben, sigan sonriendo.