El OjO Al Blanco del Real Madrid – Gran Canaria, por aplastamiento

Ni un ápice de confianza dio el Real Madrid al Herbalife Gran Canaria, al que venció por un claro 92-76

Todos para todos

Lo primero que había que comprobar en el encuentro es saber cómo iba a reaccionar el Real Madrid tras la dolorosa derrota del viernes y la puesta en acción no es que fuera excelente, pero sí bastante acorde a lo que se espera de los locales, en primer lugar por una buena defensa con mucha atención a las líneas de pase que permitían rápidas transiciones culminadas en alguna ocasión con triples liberados (Rudy especialmente) o con un Tavares que empieza a demostrar dos cosas, una en ataque con su gran lectura de la continuación en el bloqueo directo y otra defensiva con la dificultad de jugar 1×1 en su zona, todo ello nos dio un resultado de 23-17.

El ritmo machacón

Que el Real Madrid se fuera 53-36 al descanso nos dice un dato objetivo, el parcial de 30-19 nos demostró qué equipo había sido el mejor defensor y quién tuvo el ritmo del partido completamente, sin espectacularidad, cierto es, con grandes aportes de los jugadores que salieron desde el banquillo, valga para ello dos ejemplos concretos como es Felipe Reyes que mantuvo un duelo espectacular con Balvin donde el cordobés fue claro ganador como vemos aquí:

Sin olvidarnos de un Jaycee Carroll que, ante sus ex, siempre se muestra dispuesto a recordar los orígenes que le hicieron llegar al más alto nivel y nos regaló un coast to coast espectacular.

El caso es que el Real Madrid, a base de latigazos de calidad y una defensa dura que no era capaz de igualar los visitantes canarios, se iba más que tranquilo al descanso y con buenas sensaciones tras el triplazo final de Luka Doncic que cerraba los primeros veinte minutos.

 

Tensión innecesaria

El partido tuvo poca historia a partir del descanso salvo ese momento protagonizado entre DJ. Seeley y Luka Doncic , algo que no podemos llegar a comprender cómo solo fue sancionado con una técnica para ambos cuando claramente hay una agresión al esloveno por parte del jugador del Herbalife y que, como mínimo, es una antideportiva de cajón, pero bueno, dejémoslo ahí porque a efectos meramente del partido, no hubo más historia que un marcador claramente favorable a falta de solo un cuarto con 71-53.

Todos a jugar homenajeando a Fernando

No podemos dejar de recordar en un día como hoy a Fernando Martín, algo que también hizo la afición blanca en el último cuarto que permitió a Laso dar minutos a todos sus jugadores como los que todavía no habían salido a pista como Yusta y Radoncic e inclusive con Doncic arrancándose con el “Despacito”.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita nos lleva a Grecia para enfrentarnos al todopoderoso Olympiacos, así que ya saben, disfruten de la semana, del puente si es que lo tienen y, por supuesto, sigan sonriendo.