El OjO Crítico del España – Rumanía, paseando al anfitrión

No era un rival que se esperaba que diera muchas dificultades y, si acaso en el primer cuarto mostró su carácter combativo, el nivel de la selección española está ahora mismo a años-luz del rumano y que derivó en una victoria sin paliativos por un más que contundente 91-50.

Sin Pau ni Abrines

No está la cosa para andar de pruebas, así que Sergio Scariolo prefirió no arriesgar absolutamente nada y siguió dando descanso a Alex Abrines y dejó a Pau Gasol en igual situación para tener la mente en el partido de mañana ante Croacia en el que, supuestamente, nos jugaremos el primer puesto del grupo, decisión lógica del técnico italiano.

La fuerza de tu casa

Rumanía salió sin ningún complejo, no temiendo para nada los dos primeros partidos que había visto a España y a fe que consiguieron incomodar a nuestros chicos en los primeros quince minutos gracias a buenas salidas del contraataque, buena defensa de líneas de pase y, por encima de todo, pensar que eran 5×5 sin más interés que hacer disfrutar a un público rumano que estaba disfrutando como nunca a pesar de ir perdiendo en el primer cuarto.



Tempestad para luego calma

Quizás España buscaba soluciones demasiado rápidas, con posesiones cortas, tiros mal ejecutados y un poco de anarquía en el juego, pero todo era cuestión de tiempo, en cuanto los nuestros se pusieron a defender, las ideas rumanas empezaron a quedarse obsoletas sin un patrón de juego que no fuera más allá de intentar buscar algún tiro mientras que la selección, tras esa tempestad de los locales, empezó a calmarse buscando la calma y haciendo daño donde más podía hacerlo, en el poste bajo, suficiente para empezar una renta tranquila al descanso de 41-27.

Minutos para la gloria

No hubo más partido en toda la segunda mitad, Rumanía fue un juguete roto en las manos de la selección española que puedo dar muchos minutos a gente como Vives, Oriola, Sastre y el propio Juan Carlos Navarro, mientras que los hermanos Hernangómez siguen maravillando a España entera con una capacidad de juego, de compromiso y de concentración que está consiguiendo que no tengamos problemas si vemos a los Gasol tomando plácidos descansos como hoy.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita será mañana contra la dura Croacia a las 16:45, sin duda será la más dura piedra de toque que nos espera, mientras eso llega, sigan sonriendo que la cosa va muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies