Selecciones 

El OjO Crítico del España – Turquía. Triunfar en la anarquía

Aunque el marcador haya sido de 73-56 y se podía imaginar una victoria holgada entre el primero contra cuarto, lo cierto es que Turquía hizo lo posible por dar buena imagen y a fe que lo hizo ante una España que supo controlar bien los tiempos y, sobre todo, no ponerse nervioso para acceder a los cuartos del Eurobasket.

Un ambiente de verdad

Ya era hora que España jugara en un ambiente de partido de Eurobasket y no lo que se había ido encontrando a cada partido de la primera fase con gradas vacías y poco participativas, en esta ocasión le esperaba un público guerrillero y ruidoso que hace las delicias de los jugadores propios y ajenos para motivarse.

Pau es el enemigo

Si Turquía tiene como base a Cedi Osman, Turquía pensó que igual pasaba en Pau Gasol con España, daba igual donde el pívot de Sant Boi cogiera el balón, los 2×1 se sucedían desde el poste bajo y le obligaban a buscar otras alternativas que eran solventadas con eficacia con gente como Pierre Oriola o Navarro y que nos hacía presagiar un partido relativamente fácil con el 19-10 del primer cuarto.



Bajar al fango

Sin embargo, Turquía empezó a complicar el partido en cuanto consiguió que España bajara al fango y se metiera en guerrillas internas con juego anárquico y poco elaborado que, si bien le viene de maravilla a gente como el Chacho, a otros como Marc Gasol o Willy Hernangómez, no tanto, por cuanto no reciben bolas, si a ello se unía que Osman empezaba a despertar de su letargo, nos dejaba un descanso con 33-25 a favor de los nuestros en donde nada quedaba sentenciado.

Correr en la anarquía

La telaraña turca tenía clara cuál era su objetivo y era impedir que España corriera porque ahí podía destrozarla, sin embargo, algo que no pudo prever fue que ese juego colectivo de los nuestros llevó a la anarquía y ¿saben quién es el mejor ahí? Efectivamente, Sergio Rodríguez tomó el mando y con sus acciones individuales o con un simple bloqueo directo con los hermanos Gasol daba el primer paso para llegar a los cuartos.

Ricky, ese denostado tirador

El partido de España – Turquía se resume muy fácil, cuando uno tenía que meterla lo hizo y el otro no, el mejor ejemplo de ello lo tenemos en Ricky Rubio, un jugador que hace algún tiempo (o mejor dicho, partidos) le dejaban flotar libremente y ahora tiene un 48% en lanzamientos de tres, dos triples suyos dejaron herido de muerte a Turquía que, en idénticas posiciones de tiro, ellos fallaron los que tenían que meter y solo era cuestión de esperar el final.

Así terminamos hoy, con España camino de los cuartos donde espera Alemania tras dar una de las sorpresas ganando a Francia, la cita será el martes y allí esperamos dar el pase a las semifinales.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas