El OjO Crítico de España – Eslovenia. Sin paliativos ni excusas

No podemos más que felicitar a Eslovenia, ha sido un justísimo vencedor, no solo por el abultado marcador de 72-92, sino por el juego desarrollado basado en un baloncesto sencillo y donde el talento se impone a otras cuestiones tácticas, ahora queda pelear por el bronce así que no bajemos la cabeza todavía.

Bienvenido a Eslovenia

No se puede decir que ninguno de los dos equipos viniera a usar ni un solo minuto en ver cómo era su rival, Eslovenia salió tal y como lleva todo el Eurobasket, con su juego alegre, rápido, dinámico, donde manda el pase de dentro hacia fuera para dejar a un tirador libre que martillea el aro sin piedad. Ante ello España se encontró con una defensa zonal 3-2 que le incomodó bastante y que intentaba romper sin demasiado acierto para un primer cuarto que nos dejaba abajo por 19-25.

Muchos nombres, muchos nombres

Aunque mucho protagonismo ya sabíamos que iba a recaer en gente como Doncic y Dragic, con no solo buenos números en la primera mitad sino en la toma de decisiones, como es saber cuando lanzar un triple o cuándo dar el balón al compañero, el problema venía para España del resto de acompañantes eslovenos, como fueron Prepelic anotando por el exterior, Vidmar haciendo daño por dentro y Randolph obligando a su par a salir fuera para defenderle, algo que ya sabemos de su estancia en Madrid. Por España, Scariolo tiró de múltiples rotaciones y cambios para desgastar al rival en defensa, pero sin encontrar un ritmo adecuado que le permitiera ponerse por delante en el marcador, en todo caso la épica de Pau Gasol, con un mate como éste, era el que permitía abrir el camino de la segunda parte ante una mejor Eslovenia que se iba ganando 45-49.

Un bloqueo directo y a jugar

Sabemos que el análisis es demasiado simplista pero es que no es necesario indagar más en el tema, Eslovenia cimentó su victoria en la sencillez del baloncesto tras generar un bloqueo directo y de ahí ver las múltiples opciones que tenía, ya fuera penetrar a la zona el pequeño, ya fuera la continuación al grande, ya fuera el pase al lateral para triple liberado, todo ello habla del enorme talento de una selección y con la que España no pudo desarrollar su juego y, lo que es peor, intentó hacer lo mismo que ellos pero con muy desigual resultado.

El agobio de España

Nuestra selección se agobió, no podemos decir otra cosa, se vio por debajo en el marcador e intentó hacer demasiadas cosas muy rápido, sin pensar que se metía en ritmo esloveno por completo y ahí gente como Dragic o Doncic nos destruyó completamente, para más INRI, Randolph jugaba uno de sus mejores partidos y sirvió de puntilla para dejar fuera de la final a una España que no dio su mejor imagen en los minutos finales, tanto por decepción como por imposibilidad de alcanzar la victoria.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita será el domingo a las 16h. en la lucha por el bronce contra el perdedor de Serbia – Rusia, aunque esta vez cueste más sonreír, mantengamos la calma para irnos de este Eurobasket con una muy meritoria medalla de bronce. Vamos por ello.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies