El Granca de Pedro Martínez hurga en la herida de un tocado Unicaja

Luis Casimiro ha vuelto a la que fuera su casa durante dos temporadas, pero no ha sabido imponerse de la forma esperada tras el batacazo europeo. Unicaja caía por 85-75 en Gran Canaria. Una defensa noqueante de los de Pedro Martínez y un Eriksson lanzado anuló cualquier intentona cajista de dominar el encuentro.

Unicaja inició el partido más enchufado que los locales y cosechó un parcial de arranque de 5-11 con dos triples consecutivos de Wiltjer. Poco tardaría el Gran Canaria en reengancharse e igualarlos. Lessort, el jugador sensación del momento en el conjunto malagueño, dejó detalles como este tapón justo en el primer minuto del partido a Vane.

 

En esta ocasión, Lessort sacó a relucir su faceta reboteadora y se colgó del aro ante la mirada los canarios. No obstante, este no sería un partido memorable para el pívot con 8 puntos, 6 rebotes y 7 de valoración.

 

Pero, si el encuentro tuviera que tener un nombre propio sería el del sueco Marcus Eriksson. Se convirtió en el MVP del partido con 24 de valoración. Sus porcentajes de tiros fueron envidiables y al descanso se iba con un 85% de tiros de campo. Posiblemente, la actuación más reseñable del partido fuera este triple que convirtió con Dragan Milosavljevic encima.

 

La aportación del alero sueco en forma de triples fueron constantes. Unicaja no pudo controlar a este torrente anotador. Eriksson terminó el encuentro con un 5/7 en triples, 26 puntos, 2 rebotes y 1 asistencia.

 

 

Unicaja, como viene acostumbrando en la temporada, flaquea en el factor defensivo. Precisamente, faceta en la que destacan los canarios. En palabras de Eriksson, a pesar de que fue protagonista por su aportación ofensiva, destacó la defensa como el factor clave del encuentro.  Dejaron al Unicaja en 75 puntos y se sitúan como la tercera mejor defensa de la competición.

 

 

Esta férrea defensa hizo que las pérdidas de los cajistas fueran habituales. Aquí, un contraataque de libro de los de Pedro Martínez, que finaliza con un alley-oop.

 

 

Sin duda, el momento más sensible del encuentro fue la lesión del Boatright. Eran perceptibles las muestras de dolor del base americano, que se aquejaba de su tobillo izquierdo. Abandonó la pista por su propio pie, aunque cojeando y ayudado por su compañeros.

La lesión de Boatright se produjo al descanso cuando Unicaja ya caía por 49-36. Unicaja fue a remolque durante todo el encuentro. Si bien, se acercaba, Gran Canaria no permitió que estas fueran demasiado significativas. Unicaja se llevó el tercer cuarto por 20-23, pero no suficiente para llevarse el encuentro.

Al cuarto período, la dinámica de los malagueños no discrepó demasiado de las mostrada durante los 30 minutos anteriores. El partido finalizó con 85-75 para los locales.  Todo lo contrario ocurrió con Pedro Martínez, el segundo partido del técnico al frente de los canarios se soldó con sensaciones positivas. Y en el Gran Canaria Arena piden más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *