Permíteme que no me crea tus 38 tacos, Felipe Reyes

Que no, que no, que esto no hay quién se lo crea, que por mucho que haya visto en el día de hoy por todos lados, que el capitán del Real Madrid, un tal Felipe Reyes Cabanás, ha cumplido la cifra de 38 años no me lo voy a creer.

Y no puedo creérmelo porque a los 38 años, en el mundillo éste del deporte profesional que, aunque uno no sea un experto, sí que conoce alguna cosa, con esa edad ya todo el mundo dice que cualquiera está ya casi camino del retiro espiritual que de estar liderando al equipo.

A mí no me fastidien, me cuentan por ahí que, de los cinco pívots que tiene en nómina el Real Madrid en esta temporada, él es el único que no se ha lesionado y que siempre ha estado a disposición de su entrenador en cuanto ha hecho falta, ¿es eso normal cuando los otros cuatro son bastante más jóvenes que él (o eso dicen)? Ya tenemos la primera prueba.

No contentos con esto, resulta que cuando uno va de visita a Valdebebas, siempre es de los primeros que sale a entrenar con el grueso del grupo y no tiene reparos en echar horas después de que todos hayan terminado para seguir ¿mejorando? Pero qué narices va a mejorar un tío que dicen que tiene 38 años, ¿Alguien se lo cree? Desde luego yo no, ni que fuera Benjamin Button y fuera contando hacia atrás su edad. Ya van dos pruebas.

Pero no me quedo ahí, ¿le habéis visto en partidos? Si parece que le ponen billetes de 500 euros pegados al balón para saltar a cogerlo, da igual que tenga un tío que le saque dos cabezas, como que haya otro que le esté dando en los higadillos cada vez que se acerque a la zona, él solo piensa en cómo cogerlo y da igual qué le pongan por delante, vamos, que sí, que parece que hablamos de un junior y no de alguien, ¿qué edad dicen que tienen? ah sí, 38 años, tela. Ya van tres pruebas.

Encima, para más INRI, no se crean que va por ahí endiosado con el currículum que tiene y que no le vamos a poner para no hacer este artículo eterno, con miles de datos logrados, récords, MVP, títulos individuales, colectivos, a nivel club o a nivel selección. Qué va, no habrá alguien que se le haya acercado para pedirle cualquier foto o autógrafo y se haya encontrado con un mal gesto de él, todo lo contrario, siempre atiende con una sonrisa, no pone trabas a quién se lo pida y le da absolutamente igual el tiempo que tenga que esperar para atender a todos, sabe cuál es su responsabilidad y la cumple a rajatabla. Difícil de creer que alguien con mil vueltas en esto, si realmente tuviera 38 años, no podría hacerse un poco el disimulado y “pasar” de todos. Tenemos nada menos que cuatro pruebas.

Finalmente, todos y cada uno de su entorno, ya sea su entrenador, hasta el utillero, pasando por cualquiera que trate con él, habla maravillas de su comportamiento, de su ética de trabajo, compañerismo y profesionalidad,  inclusive aquellos que se encuentra muy de vez en cuando, tiene un saludo y un abrazo para darle y sin ninguna pinta de hacerlo en plan formalismo, sino porque realmente lo siente y quiere saber de ti, como si alguien de 38 años tuviera que preocuparse por cosas de esas, ¡¡venga ya!!

Así que no me enrollo más, sigo sin creerme que este tío tenga 38 tacos, a ustedes que no les cuenten esa milonga porque alguien nos está haciendo creer lo que no es, seguramente ande por los 25 o incluso menos viendo cómo está jugando y entrenando últimamente, por lo que, empiecen a preocuparse, tememos que queda Felipe Reyes para muuuuuucho tiempo.