Playoff de la Euroliga. Previa CSKA – Khimki

El mejor regalo posible para el baloncesto ruso. Y es que con ésta eliminatoria, aseguran que uno de los dos equipos representativos del país en ésta edición de la Euroliga, estará en Final Four de Belgrado.

Parece que el derbi moscovita es a priori la eliminatoria más desigual a tenor de los datos, con un CSKA líder solvente en la clasificación general de la competición europea y ganador en ambos partidos donde se cruzaron ambas escuadras, además de triunfador también en los dos encuentros de liga VTB, liga que aúna a los equipos de hasta seis países de la extinta Unión Soviética. El CSKA comenzará probablemente la eliminatoria sin poder contar con uno de sus pilares en su juego por la lesión de Kyle Hines y eso determinará en parte la serie, añadiendo aún más presión al equipo de Itoudis, que por comportamiento en la temporada y por la plantilla que maneja, es un claro favorito a campeón de la competición un año más.

Ambos equipos moscovitas tienen en sus jugadores exteriores a sus estrellas. En CSKA, la pareja Sergio Rodríguez y el francés Nando de Colo, organizan y ejecutan el baloncesto que imagina su entrenador, Dimitris Itoudis. Se complementan a la perfección y pese a que De Colo participa de los partidos saltando desde la posición de sexto hombre, se convierte en uno de los jugadores más utilizados en la competición por su técnico. La tercera pata de ese backcourt genial es Corey Higgins, pues el americano ha logrado asentarse en el equipo ruso, un jugador muy completo y clave para su equipo por todo lo que es capaz de hacer. Por parte de Khimki, su juego orbita alrededor de Alexey Shved, el alfa y omega ofensivo para su coach, Giorgios Bartzokas.



Es por las manos de Shved por donde pasa todo el baloncesto de su equipo, es él quien decide cómo y cuándo se jugará en cada situación, además de contar con total libertad para ejecutar cuantos tiros necesite hacer, de ahí que sea el máximo anotador de la Euroliga y de calle, el jugador que más veces lanza al aro de toda la competición. Junto al genial jugador ruso, el dúo de americanos que suman mejor valoración para su equipo, ambos muy parecidos en aportaciones, juego y físicos, Anthony Gill y Tyler Honeycutt. Los dos, combos alero-ala pivots, suman una portentosa capacidad de salto, ágiles y rápidos, con buena mano para lanzar de larga distancia y es que aunque vivan a la sombra de Shved, se aprovechan de manera genial de los sobre-marcajes que sufre la estrella de Khimki y de los balones doblados en ese juego tan vertical que practican los discípulos de Bartzokas.

euroleague.net

Como en cada cruce de éste tipo, los jugadores de rotación o aquellos que a priori no cuentan con tanta cuota de protagonismo, se convierten en vitales para las aspiraciones de sus respectivos equipos, siendo ellos los que permiten lucir a sus estrellas o por el contrario, asumir ese reto de brillar al máximo nivel inclinando la balanza a su favor. Serán los “grandes” de Khimki los encargados de castigar esa posible baja de Hines a la hora de imponerse en el rebote. Tanto Thomas como Robinson deberán combinarse para pelear con Hunter y Vorontsevich, que sin Hines son los interiores con más oficio de CSKA, aunque ayudados por los polivalentes Clyburn y Rudd, que sin ser pivots al uso, pueden actuar en posiciones interiores. Un duelo entre equipos que se conocen bien y que pese a la desnivelada situación por parte de ambos, hace que CSKA, favorito claro, encuentre en Khimki un equipo altamente peligroso al no tener nada que perder.

ANÚNCIATE EN PLANETACB