Playoff de la Euroliga. Previa Panathinaikos – Real Madrid

Tras el affair del posible “biscotto” de los equipos griegos, la eliminatoria que nos ocupa toma un cariz diferente, añadiendo un componente de morbo que se agrava aún más tras la amenaza de abandonar la competición por parte del presidente del Panathinaikos si no se atienden sus demandas.

En lo dos duelos en los que se enfrentaron ambos equipos, cada uno se llevó una victoria, en ambos casos como local. El Madrid estuvo a punto de asaltar Atenas aunque acabó cayendo, para luego arrasar por casi veinte puntos en la visita de los griegos al Wizink Center madrileño.

El cruce encontrará a dos equipos en los que prima la velocidad y la intención clara de anotar en ventaja por medio del contraataque, dos equipos con un gran despliegue físico, aunque PAO aporta un plus de músculo y capacidad atlética que el Madrid no posee y por el contrario, el equipo de Laso suma más capacidades técnicas, más imaginación en su plantilla.

Dos nombres, uno por cada lado salen a colación cada vez que se habla de éstos equipos, Nick Calathes por parte ateniense y Luka Doncic por parte madridista. Dos jugadores que absorben mucho juego y que son los más determinantes cuando están en cancha. Calathes es el cerebro, el jugador que arma la táctica de Xavi Pascual. Doncic por el contrario pierde en la zona de creación, pero con un talento tan descomunal influye en prácticamente todas las facetas del juego, anotando, reboteando, asistiendo y su sola presencia ya obliga a dobles esfuerzos defensivos.

El equipo griego es atípico por cómo se ordena en pista, aparte del mencionado Calathes, Panathinaikos es un equipo que presenta dos pívots titulares que por juego podrían hacerlo como jugadores exteriores, son Chris Singleton y James Gist. Ambos pueden jugar de cara como cualquier alero, lanzar con acierto o echar el balón al suelo con cierta facilidad, abriendo la zona y logrando ayudas muy largas que dan la oportunidad a un jugador tan habilidoso como Mike James para buscar en 1 vs 1 limpio, el aro rival.

Por su parte el Madrid suma en su pintura a una muralla que ya hizo mucho daño a ese juego vertical del que presume PAO cuando se han enfrentado ésta temporada, el inmenso Edy Tavares. El caboverdiano es un elemento disuasorio que fuerza a sus rivales a cambiar tiros en cada situación que defiende. Desde su llegada a Madrid, se ha convertido en jugador indispensable, tanto que el equipo de Laso es uno con Edy en cancha y otro muy diferente cuando no está, mostrándose endeble en su propio aro, cediendo puntos y rebotes con suma facilidad.



Junto al gigante blanco, el inconsistente Randolph, capaz de lo mejor y lo peor en un mismo partido, Thompkins, Felipe y la recuperación de Ayón, que poco a poco se parece al pívot móvil y duro que le convirtió en top Europeo. PAO para contrarrestar el movimiento de jugadores interiores en el Madrid, cuenta con otra pareja de americanos, otro jugador perfil Singleton con Kenny Gabriel y el recién fichaje, Andreian Payne, un pivot clásico, intimidador y duro fichado con vistas a ésta eliminatoria tan dura.

Entre las posiciones de base y pivots se ubican el resto de jugadores de ambas plantillas. En el Madrid: Campazzo, eléctrico, valiente y con ese punto de locura que cuadra tan bien en los esquemas del equipo madridista, junto a él, hombres como Causeur, que está completando una buena segunda parte de la temporada o clásicos como Rudy y Carroll, amenazas constantes desde el perímetro. Además, Laso cuenta con Taylor, un jugador que ya forma parte de la guardia pretoriana del vasco y que se antoja vital en ese intento de desconectar del juego a Calathes.

En el PAO, el ya nombrado Mike James, jugador diferencial si tiene el día, anotador compulsivo y agitador de partidos trabados. KC Rivers, ex-madridista, tirador y jugador duro en ambas zonas, Nikos Pappas, que certificó la derrota madridista en Atenas y el dúo Lojeski/Denmon, con calidad, pero que no llegan en su mejor momento. A priori un duelo igualado, con jugadores de muchísimo nivel, la eliminatoria más atractiva sin duda por la importancia actual e historia de ambas entidades.