Opinión Antonio Llinares 

¿Por qué Sacramento, Vince?

El veterano alero de 40 años jugará en los Kings por 8 millones en la que será su vigésima temporada tras unas semanas en las que llegó a sonar para reforzar a los candidatos al título, sobre todo a los campeones Warriors

Cuando uno se despierta y lee los tweets de Adrian Wojnarowski para revisar los movimientos de la pasada madrugada en la NBA y ve que en uno de ellos está implicado su jugador favorito la expectación es brutal. Y más después de que el propio jugador declarara hace unos días que quería seguir ganando y optar a un equipo ‘contender’. Pero sigo leyendo el tweet de ‘Woj’ y veo que el destino de Vince Carter es Sacramento Kings no puedo más que llevarme las manos a la cabeza. ¿Por qué Sacramento, Vince…? Con todo el respeto a los fans de los Kings, que los hay y muchos, no es la mejor época para recalar en el equipo dirigido por David Joerger (le entrenó en Memphis y seguro ha influido en su decisión). Además, llega a un equipo en plan reconstrucción -tras la marcha de DeMarcus Cousins- que apuesta por la juventud y la combina con veteranos con George Hill y Zach Randolph, otro viejo conocido que junto a Carter mantendrá la labor de mentor que ya tenían en Memphis.

No cabe duda que ya es histórico cumplir 40 años y 20 temporadas en la NBA y tienen un meritazo lo que ha hecho Vicente (y no lo dice solo un gran seguidor del ‘15’) al saber adaptarse y pasar de ser la primera opción y el líder de su equipo (Raptors y Nets), a ser un fiel escudero (Magic), a ser todo un candidato a ‘mejor sexto hombre del año’ como lo fue en 2014 en su etapa en Dallas y a ser un mentor en una plantilla con jóvenes sin dejar de aportar como ha hecho estos tres años en Memphis. Y digo sin dejar de aportar porque ‘Vinsanity’ ha sido toda su vida un jugador de más de 20 puntos por noche, puntos que no eran solo mates espectaculares como se empeñan muchos en encasillar al alero de North Carolina.

Foto: @NBA

Si este contrato de un año por 8 millones que va a firmar con los Kings es el último, Carter terminará una carrera sin nada o casi nada que reprocharse. Y digo casi, porque pese a ser un fan absoluto alguna cosilla hay por ahí en el pasado. Como su turbia salida de Toronto rumbo a New Jersey en busca de (como hacen muchos jugadores) mejores resultados tras una memorable etapa de mates y mucha gloria en Canadá. Llegó a los Nets y allí se juntó con Jason Kidd y Richard Jefferson en un Big3 de aquellos años. Más tarde fue traspasado a Orlando donde se unió a un equipo liderado por el Dwight Howard más dominante de su carrera pero los últimos coletazos de los Celtics de Pierce, Allen y Garnett le apartaron de sus primeras Finales en 2010.

Phoenix, Dallas, Memphis y ahora Sacramento. La séptima parada en la carrera de Don Vicente que, espero que no sea la última. Todo pintaba muy bonito con los Warriors como posible destino: la franquicia que lo drafteó en 1998, fue compañero en Toronto de Dell Curry, padre de Stephen… pero los campeones se decidieron por Nick Young y yo aún sueño con un traspaso a un aspirante a mitad de temporada o, por qué no, que se anime a jugar un curso más y ahí sí llegue la oportunidad de firmar por un equipo de más de 60 victorias. Hay que confiar, que al tío Vince le queda algo de cuerda todavía, algo de gasolina en la moto.

Foto de portada: @NBAcom

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas