El racismo de Antoine Griezmann o la tontería más recalcitrante

Antoine Griezzmann tiene en su cuenta de twitter nada menos que casi cinco millones de seguidores y ¿sabe a cuántos sigue? solo dos, el Atleti y la NBA.

Y ustedes dirán ¿Este dato a qué viene? Pues porque no les voy a negar mi hilaridad para transformarse luego en cabreo a ver la cantidad de despropósitos que se han vertido sobre el jugador del Atlético de Madrid por atreverse a subir una foto disfrazado de Harlem Globetrotters y pintarse la cara de negro.  Eso ha sido suficiente caldo de cultivo para ser acusado de racista acompañado, como suele ser habitual, de otro tipo de lindezas, llegando hasta el extremo de que el internacional francés ha borrado el tuit y ha puesto otro pidiendo disculpas por si alguien podría sentirse ofendido.

Pues lo siento, me niego a caer en semejante estupidez, es evidente que a cualquier persona en su sano juicio le debe repulsar cualquier forma de racismo tendente a menospreciar o a minusvalorar a alguien simplemente por el color de su piel y eso no me impide ver que hemos llegado al extremo de la imbecilidad más absoluta pensar que alguien que se disfraza de practicante de un deporte que ama (comprobado hasta la saciedad), que se pone el traje de uno de los equipos icono del baloncesto americano como son los Globetrotters y que, para darle una mayor apariencia, decide pintar su cara de color negro, es acusado de racista, así que siento decirle a quién piensa así, que roza la paranoia.

La lucha contra el racismo no se combate criticando a un futbolista que pinta de negro su cara, sino demostrando en el día a día que todos somos iguales ante la ley, en el trabajo, en la educación, en la vida misma, sin tener que meternos en si alguien se disfraza o no yendo a una fiesta o, por poner un ejemplo aún más absurdo, pensando que también son racistas los  participantes del famoso programa “Tu cara me suena”  cuando, siendo de piel blanca, actúan imitando a algún artista negro. Me niego una y mil veces a caer en el absurdo más recalcitrante como he podido llegar a ver un día como hoy.

Me jode que Griezzmann haya borrado el tuit porque ha servido para dar carnaza a aquellos que tienen una teoría más que equivocada sobre el racismo y donde más de uno pensará “ves cómo tenía razón, por eso la ha borrado”, cuando simplemente lo ha hecho por el hartazgo de no tener que leer tantas tonterías como somos capaces de escribir delante de un teclado y, muchas de ellas, amparados en el anonimato de las redes.

No, Antoine Griezzmann, no eres racista ni lo has demostrado,  eres un ejemplo de deportista y de profesional, quizás esos mismos que te acusan de racista, son aquellos que suelen identificar a los negros como “gente de color” sin siquiera pensar que, con esa misma frase, ya están demostrándose a sí mismos que ellos sí son racistas.

ANÚNCIATE EN PLANETACB