Real Madrid en versión Laso 8.0, el año de la barba blanca

No me dirán que esa barba blanca que estrena Pablo Laso en su octava temporada al frente del Real Madrid no le da un aire de más sapiencia que en anteriores campañas y que incluso, a algunos nos ha hecho recordar al entrenador de Spurs, Gregg Popovich, sea como fuera, el nuevo look del coach blanco nos da el pistoletazo de salida para ver qué podemos esperar de este Real Madrid en su versión Laso 8.0.

Los bases, ¿cortos de efectivos?

Lo reconocemos, Laso se la juega, no quiere más Chasson Randle en la plantilla y ha decidido dar una apuesta aún más firme por la cantera con la subida de Melwin Pantzar al primer equipo y que se unirá a Facu Campazzo, cuya temporada debe ser de consagración absoluta en el conjunto blanco (y no nos extrañemos que, de seguir esa progresión, recibiendo cantos de sirena por la NBA al finalizar la misma) junto a Sergio Llull, que deberá llevar a su máxima expresión la frase que estuvo repitiendo durante toda la recuperación de su lesión #VolveréMásFuerte.

Respecto al jugador de Mahón, no engañamos a nadie si decimos que el final de temporada a nivel individual no fue el soñado en cuanto al juego desplegado pero, también sabemos que es aquello fue totalmente lógico cuando uno lleva 8 meses sin competición, así que, sabiendo que es alguien que se mueve mucho por sensaciones, no tenemos dudas de que, casi con total seguridad, volverá por sus fueros.

El rendimiento de Pantzar es una absoluta incógnita, su puesto será jugar principalmente en ACB y ya demostró que puede dar minutos de calidad, ahora, un año mayor, con mayor cantidad de entrenos con el primer equipo, podría ser un espaldarazo definitivo a su carrera, pero no olvidemos que también tendrá mucha mayor presión sobre sus hombros.

Aunque no queremos ser pájaros de mal agüero, el único temor en el timón de dirección pudiera ser una hipotética lesión (esperemos que no) que dejara a alguno de sus dos titularísimos bases en el dique seco por más tiempo del deseado aunque Laso conoce de sobra las opciones que tendría para cubrirla tras el año pasado con Causeur o Rudy Fernández por poner un ejemplo.

Escoltas-aleros, ametralladoras perimetrales

 Igual somos muy atrevidos sobre nuestro parecer, pero creemos que el Real Madrid puede tener el conjunto de tiradores más potente de toda la Euroliga, al menos sobre el papel, y es que, si juntamos en un mismo equipo a Jaycee Carroll y Klemen Prepelic, sin necesidad de tirar de aburridas estadísticas, cada vez que cualquiera de ustedes les vean en la línea de 6.75 en tiro librado, van a pensar que lo va a meter (¿me equivoco?)

Todo esto quedaría en agua de borrajas si estuviéramos hablando solo de estos dos pero, claro, resulta que los blancos tienen en la misma plantilla a un Fabien Causeur que demostró en su final de temporada que no solo es imparable en sus entradas con la izquierda, sino también lanzando; o al renacido Rudy Fernández, olvidando sus problemas de espalda, recién renovado y uno de los jugadores con el IQ más alto de la liga hacen que podamos pensar en nuestra teoría pero, ¿saben lo mejor? Que no terminamos ahí.



A esos cuatro tiradores, tenemos que sumar otros dos más, por un lado Jeff Taylor, al que le estamos empezando a quitar el adjetivo de “defensor” y que la temporada pasada ya nos demostró que tiene cogido el truco a las esquinas mostrándose como un tirador más que fiable y, por otro lado, Gabriel Deck, con muy buenas referencias más allá del charco pero que habrá que ver su adaptación al baloncesto europeo, algo siempre difícil y más en una plantilla tan competitiva, para conocerlo bien solo tendrá que preguntárselo al Facu Campazzo.

Ala-pívots, si funcionan, dará miedo

Podíamos haber sido más finos en el titular, pero las cosas nos gustan como son, si Trey Thompkins y Anthony Randolph nos demuestran su calidad, ambos estarían llamados a dar grandes noches a la afición madridista, en el caso del primero, tras un año con mil problemas personales, tiró de corazón blanco ante el dinero turco para agradecer todo lo que había hecho el club por él tras la enfermedad y posterior fallecimiento de su madre. Su calidad nos la ha demostrado, aunque quizás menos veces de lo deseado, pero también tenemos que decir que, cuando lo ha hecho, ha sido en momentos claves, (solo hay que recordar ese rebote en la final de la Euroliga), más a su favor el destacar que se ha hecho más fuerte en el juego interior y ya no es solo “mano de seda” desde la distancia, un jugador con muchos recursos y una técnica individual envidiable.

El esloveno sí que nos tiene un poco más mosqueados y no me dirán que no tengo razón, ¡¡si hasta surgió el rumor de que el Madrid quería deshacerse de él y no tenía comprador que pudiera hacerse de su ficha!! Quizás somos demasiado exigentes y un año difícil para él por razón de las lesiones le hicieron perder confianza en su juego y por ende en cuanto su peso en el equipo, o también puede ser que siempre hemos concebido tantas esperanzas sobre él que nos hemos quedado un poco desilusionados con su aportación. Sea como fuere, tiene este año para dar el todo o quedarse en la nada.

Dejamos en la difícil posición de cuatro a Santiago Yusta y Felipe Reyes, el joven y el veterano, ambos en su último año de contrato y que deberán dar minutos de calidad en los diferentes roles que le vaya asignando Laso durante la temporada, respecto al jugador de Torrejón, sabemos que va a tener difícil conseguir minutos en condiciones normales, pero que, cuando se le ha necesitado, no ha desvirtuado para nada el potencial del equipo, mientras que el capitán, no esperamos ni más ni menos que en sus anteriores temporadas en el club, sabemos que lo dará todo y será el ejemplo en el que se fijarán todos y cada uno del resto de sus compañeros, inútil hablar de cuál será su rendimiento porque ya sabemos que será óptimo.

¿Overbooking de pívots?

 Quizás es una de las grandes preguntas sobre el Real Madrid de esta temporada, si resulta que hemos hablado de que se puede estar corto en el puesto de base, todo lo contrario pasa con los pívots y eso que también estamos hablando de tres jugadores, pero claro, si uno repasa y echa un vistazo a Edy Tavares, Gustavo Ayón y Ognjen Kuzmic, pues llega a varias conclusiones, entre ellas que no es fácil que alguno de los tres pueda desempeñar el puesto de cuatro (y más viendo lo que hay en ese apartado), que todos sabemos que, si no se hubiera producido la lesión de Kuzmic, difícil sería ver a Tavares con la camiseta blanca y, finalmente, el estilo de Laso no es muy favorable a jugar con dos hombres grandes a la vez en el interior ya que podría dificultar el juego rápido del técnico vasco. No obstante, con más de 80 partidos que le esperan a los blancos, es previsible que haya minutos para todos aunque, si tuviéramos que apostar algo, creemos que en una hipotética clasificación entre ellos tres, el serbio es el que menos papeletas tiene para disputar minutos.

Hasta aquí nuestro análisis de este Real Madrid en su versión Laso 8.0, veremos si esa barba blanca del técnico abre un nuevo camino de éxitos para el equipo, pero eso ya tendremos que verlo allá por el mes de junio.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies