Resultado del partido: Baloncesto 1-0 Fútbol

Hace siete días vivíamos una de las fiestas del baloncesto más bonitas, la Copa del Rey, un evento donde ocho equipos y sus respectivas aficiones conviven durante cuatro días en busca de un trofeo que siempre tiene un sabor especial. Viendo los acontecimientos de ayer en Bilbao me surge la gran duda si a nivel de fútbol esto se podría celebrar y creo que mi respuesta, con todo el respeto para los aficionados pacíficos del deporte rey, es que no.

La afición del baloncesto, no me hagáis explicar por qué, es bastante diferente a la del fútbol, sobre todo por lo que respecta a los radicales que en algunos casos campan a sus anchas en el fútbol y provocan imágenes como las que se vivieron ayer en Bilbao. Y no nos podemos excusar en que son radicales extranjeros ya que en nuestro fútbol tenemos el ejemplo reciente del Atlético – Deportivo en el que falleció un hincha coruñés.

He tenido la suerte de vivir una Copa del Rey en Bilbao y he de decir que a nivel deportivo ha sido uno de los eventos más especiales que he vivido. Estar en una ciudad y ver aficionados de ocho equipos casi hermanados tanto dentro de la cancha como fuera es algo que me impresionó. Ver el intercambio de bufandas entre rivales, estar en los aledaños del estadio con gente de tu equipo rival sin que haya ningún problema o ver como seguidores de un equipo animan a otro por el simple hecho de posicionarse con un equipo u otro sin que a ellos les vaya nada en juego, es algo que no me imagino en el fútbol.

No por eso quiero demonizar al fútbol ya que también he vivido ambientes muy sanos en eventos deportivos sin ningún tipo de incidente. Aun recuerdo como un aficionado del Sevilla intercambió en la final de la UEFA entre Sevilla y Espanyol una bufanda de su equipo por una mía, pero como siempre queda lo malo en la mente de las personas incidentes como los de ayer, o en la pasada Eurocopa me hacen pensar que el baloncesto en este tema vence al fútbol.

Por delante tenemos el Mundial de Rusia, un evento donde no se augura demasiada calma por lo que se está escuchando y donde la presencia de hooligans, ya sean ingleses, rusos o argentinos hacen que las fuerzas de seguridad del país deban aumentar las precauciones y evitar desgraciadas muertes como la de ayer en Bilbao.

Este tipo de situaciones gracias a la afición no se deben plantear en un Mundial de Baloncesto, y es por eso que en este tema, los aficionados del fútbol – siempre sin generalizar porque hay de todo – deben tomar nota del deporte de la canasta y entender que esto es un juego y que los actos violentos deben erradicarse ya no solo del mundo del deporte, sino de la vida en general.