Sigan envidiando a Facundo Campazzo, por favor

Ayer volvimos a vivir un nuevo episodio de envidia pura y dura a un jugador como es Facundo Campazzo, evidentemente hay una razón clara, no tenerle en sus filas.

Cuando uno se mueve en ambientes llenos de personas que superan el 1.90, desde el escaso 1.70 que calzo, resulta una gloria encontrarse con Facu Campazzo, casi es un igual a igual (aunque él sigue siendo más alto) y por eso, a algunos debe costarle comprender como alguien de ese tamaño ha llegado a la élite más absoluta del baloncesto europeo pero la pregunta tiene fácil respuesta: una intensidad a prueba de bombas.

Campazzo no es una máquina de encestar pero las mete, tampoco será el que mejor dirija en Europa, pero lo sabe hacer, seguramente no sea el más fuerte o resistente, pero es capaz de aguantar muchos minutos en pista, pero hay algo que Facu supera a muchos jugadores profesionales y que él mismo ha comentado en alguna ocasión “el esfuerzo no se negocia”.

Ese esfuerzo es el que ha llevado al argentino a ser una pieza básica en un equipo campeón de Europa y que llega a niveles de, fíjense de lo que hablo, casi no echar de menos a Sergio Llull, es el que le hace creer que cada bola es salvable aunque esté a punto de tocar la línea, el que piensa que cada bloqueo que sufre no es óbice para recuperar a su par o el que tiene claro que el desplazamiento lateral es la clave para defender a su par y por ello lo lleva hasta la extenuación.

La campaña iniciada por Pesic y sus famosos “tricks“, secundada por muchos medios de Cataluña, (para ello solo hay que ver la crónica de ayer de Sport) y alentada también por medios baskonistas tras las falsas acusaciones de intento de lesión a Shengelia, solo nos demuestran la envidia que hay detrás de no tener uno de los mejores jugadores a los que se puede aspirar, ese que deja todo por el escudo que viste y que sirve de ejemplo para cualquier entrenador de escuela que se precie para demostrar que en la cancha se deja uno el alma.

El nuevo capítulo lo hemos tenido en el partido de ayer con la excelsa defensa de Campazzo a Langford en los últimos minutos, algo que debería ser enseñado como un clinic en las escuelas, es usado para vilipendiar al argentino acusándole de hacer faltas sobre el jugador de Panathinaikos.

Aquí les dejo el vídeo que ha sacado en twitter Víctor Colmenarejo con una de las defensas del Facu, si realmente ustedes ven falta ahí, tienen otro baloncesto en mente.

Ojalá sigan envidiándole, será buena señal.

1 Comentario en “Sigan envidiando a Facundo Campazzo, por favor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *