Tremendo naufragio blaugrana en Alemania

@FCBbasket

Permitidme que os diga que no sé como explicar lo que se ha vivido en el partido de hoy entre el Brose Bamberg y el Barça. Tras un primer cuarto espectacular de los de Sito han llegado treinta minutos de los que obligan a tomar decisiones drásticas en un equipo y que han dejado un 84-81 que deja al borde del KO al Barça en noviembre en esta Euroliga.

Dividamos esta crónica en dos partes, empezando por unos primeros 10 minutos del Barça donde todo ha salido redondo, y el marcador (12-38) refleja lo que se ha visto: un equipo tremendamente superior que ha arrollado a los de Trinchieri y donde todos los jugadores se mostraban con hambre de hacer algo sonado en esta séptima jornada de Euroliga.

26 puntos de ventaja en 10 minutas, anotando 38 puntos está lejos del alcance de muchos equipos y el Barça lo ha logrado, mostrando algo más que su mejor versión y pensando todos que hoy sería un paseo tras el gran triunfo en el clásico, pero todo se ha girado a partir de ahí.

Los siguientes tres cuartos el Barça ha pasado a ser un equipo vulgar, sin espíritu y que tan solo se ha mantenido en el partido porque individualmente son muy superiores a Brose Bamberg. Pero eso no gana partidos y si en el primer cuarto han dominado los siguientes periodos los alemanes han barrido del campo a los jugadores de Sito Alonso, que en la banda se desesperaba sin saber dar con la tecla que lo cambiara todo.

Hay jugadores que no están y hoy se ha visto. Falta un segundo base para saber controlar partidos, ya que Heurtel está muy solo y cuando no está en pista el equipo lo nota. El juego exterior ha estado totalmente ausente y tan solo un buen primer cuarto de Sanders salva los muebles de un equipo donde entre Navarro, Ribas  y Koponen han anotado solo 3 puntos, y eso es darle mucha ventaja al rival.



Cuando la defensa del Brose se ha cerrado, tanto Seraphin como Tomic no han tenido facilitases para anotar y tan solo los triples de Moerman han mantenido en el partido al Barça que veía como poco a poco los locales recortaban hasta ponerse a falta de poco más de tres minutos por delante, desatando la euforia entre los 8,000 espectadores del Arena de Nurnberger.

Al final cuando el marcador estaba volteado era muy difícil entrar en el partido y así ha sido, consumándose el desastre más grande de los últimos tiempos de un equipo que no tiene identidad y que se diluye ante las dificultades como un azucarillo. Parece increíble que un equipo con Hickman, Wright o Taylor, jugadores de talla media, haya logrado remontar 26 puntos a todo un Barça.

Desconocemos si esta derrota tendrá consecuencias, pero algo debe cambiarse en el chip de todos los que forman la sección de basket porque actualmente están con un balance de 2 victorias y 5 derrotas que deja muy cuesta arriba la clasificación del Barça entre los ocho mejores, y eso que tan solo estamos en el mes de noviembre. Pero si vemos que ha perdido con equipos de la zona baja, no sé que se puede esperar cuando vengan los cocos de la competición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies