Un gran cierre de año para el Barça

No es consuelo para un club como el Barça pero ha cerrado el año con un brillante partido ante Montakit Fuenlabrada (101-74) demostrando de lo que es capaz ante la revelación de esta temporada en la Liga ACB.

De nuevo con una gran defensa el Barça demostró una cara muy diferente a la que venía enseñando en la racha de derrotas que rompió ante Khimki. Con Popovic muy apagado en la según a mitad y con Eyenga como único jugador acertado en ataque, el Barça solo hacía que aumentar la diferencia

De nuevo todos los jugadores usados por Sito aportaron en ataque, con Tomic y Seraphin siendo los amos de la pintura y Hanga y Heurtel demostrando desde el perímetro sus cualidades. Y eso que empezó el encuentro con un 0-8 que parecía complicar el partido de arranque para un Barça que luego enderezó el rumbo y aplastó a los madrileños.

 

Así acabó el Barça remontando el partido y se puso por delante antes de que finalizara el primer cuarto. En los segundos 10 minutos el Barça ya controló el partido y Popovic aunque seguía anotando estaba bastante solo ante todo un Barcelona que ha cerrado el año con un gran juego colectivo.

Entonces apostó el Barça por cargar el juego interior aunque Montakit encontró en Cruz la opción de seguir dentro del partido y no dejar que el Barça se escapara en demasía a pesar que lograron 10 puntos de ventaja al descanso (46-36).

Las fuerzas de los visitantes tras de la descanso desparecieron y la defensa culé ahogó a Montakit y el ataque empezó a ampliar las diferencias con los mejores minutos de Tomic y con solo Cruz y Eyenga siendo capaces de anotar en Montakit. Navarro ponía los 16 puntos de ventaja y rompía de forma definitiva el partido.

Por si quedaba alguna duda el último periodo empezó con un 7-1 de parcial que dejaba la victoria en el Palau donde Sito rotó el banquillo para dar más minutos a jugadores con poca presencia en los últimos partidos como Claver o Vezenkov.

Al final del partido con siete jugadores del Barça en dobles dígitos de valoración la distancia entre ambos equipos fue demasiado grande y los 27 puntos de diferencia en el marcador dejan al Barça con muy buena sensaciones de cara a un 2018 donde el objetivo sigue siendo luchar recuperar sus opciones para estar entre los ocho mejores en la Euroliga y volver a luchar por llevarse algún título este año.

ANÚNCIATE EN PLANETACB