Un milagro llamado Joventut de Badalona

En el deporte siempre pasan cosas impredecibles, y una de ellas, a falta de acabar la temporada regular, es el Divina Seguros Joventut, que de estar desahuciado y próximo a la desaparición institucional, ha logrado una racha de 6 victorias en 7 partidos para ver más cerca su permanencia en la Liga ACB.

Su última víctima ha sido un equipo Euroliga como Valencia Basket, que ha visto como en el Palau Olímpic de Badalona ha aparecido la mejor versión del Joventut para ganar por 77-75 y poner un poco más cerca la permanencia para los de Carles Durán.

Consultado a seguidores del club verdinegro y asiduos al Olímpico de Badalona nos dan dos claves de esta metamorfosis. La primera es el cambio de entrenador, ya que con Diego Ocampo se entró en una dinámica muy negativa donde nada salía y los jugadores no demostraban de lo que eran capaces. Con Carles Durán llegó una victoria después de demasiadas derrotas y el equipo creyó en sus posibilidades.

Dejando al margen los problemas institucionales que está intentando solventar su presidente Juanan Morales y toda la junta de la Penya, la llegada de Conger, alero norteamericano que llegó de la desconocida liga australiana gracias a la aportación económica de algunos socios verdinegros, pero que ha encajado a la perfección en el equipo y está siendo el alero anotador que no ha tenido a lo largo de esta temporada. Sus estadísticas no son espectaculares pero es una nueva opción para que el equipo pueda anotar más de lo que lo estaba haciendo hasta la fecha. Hoy ante Valencia se ha destapado con 16 puntos.



A todo esto, hay que añadir la explosión de Nico Laprovittola que dese el primer partido ha aportado y ha sido pieza clave de lo que podemos considerar la resurrección de todo un club histórico como el Joventut de Badalona.

Y no es por desmerecer a ninguno de los equipos que se están jugando la permanencia en Liga ACB pero es cierto que un histórico como el Joventut que tanto ha dado al baloncesto nacional, no solo a la propia Penya, se merece mantenerse en la máxima competición e intentar revertir una situación donde lleva unos años jugando con fuego y cerca de quemarse.

La cantera y la tremenda afición de la ciudad de Badalona por el baloncesto deben unirse a la llegada de nuevos patrocinadores que aporten la estabilidad económica que hoy en día exige la máxima competición y quien sabe si poder volver al Joventut de Badalona codearse entre los mejores de España y de Europa como ya lograra hace unos años.

Primero toca salvar esta complicada que no servirá de nada el esfuerzo hecho por el club y los jugadores se finalmente el proyecto acaba perdiendo la categoría, algo que a día de hoy parece más difícil que hace tan solo mes y medio.