Un triple de Radoncic celebrado al ritmo de un gol de la Roma

Últimos momentos de un Real Madrid – Joventut, resultado más que claro para los locales en un partido que no pasará a la historia por su espectacularidad, pero hay un run-run en el WiZink Center por algo que pasa a muchos kilómetros de allí.

Dino Radoncic marca un triple y el Palacio estalla de alegría, los gritos se suceden por doquier y muchos se felicitan, los jugadores del Real Madrid se encuentran levantados aplaudiendo la acción del joven montenegrino, tónica habitual cuando uno de los jóvenes hace una acción meritoria. Sin embargo, empiezan a mirar extrañados hacia las gradas y comentando entre ellos, la gente sigue aplaudiendo y ovacionando, demasiada alegría para un triple que más parecía el de una victoria en el último segundo que lo que suponía a efectos prácticos, ¿Qué narices había pasado?

Lo que había sucedido es la coincidencia del triple de Radoncic con el gol de la Roma y que supondría a la postre la eliminación del FC. Barcelona de la Champions League. Las 5.879 almas que poblaban el WiZink Center en un día lluvioso se levantaron como un resorte para aplaudir algo ajeno al baloncesto, tampoco le vamos a criticar por ello, no vamos a negar que en el Palau Blaugrana también se suceden actos reivindicatorios de otra índole en pleno espectáculo deportivo del baloncesto.

La anécdota tuvo su correspondiente pregunta a Laso en la rueda de prensa, donde el técnico blanco salió como pudo de la cuestión, manteniendo su dinámica habitual de ser políticamente correcto y sin querer dar muestras de nada, ni alegría, ni tristeza por el resultado cosechado por los blaugranas futboleros:

“Luego nos hemos enterado de que ha sido por el tercer gol de la Roma, nos hemos quedado un poco así, no sabíamos a qué venía tanta celebración, ha sido por eso y ya está”.

Sin duda, la anécdota de la noche.

ACB Photo/A. Martínez