Una nueva exhibición de Landesberg guía a Estudiantes a la victoria

Así ha sido el triunfo de Movistar Estudiantes ante Real Betis Energía Plus por 89-83 en una nueva exhibición de Landesberg.

El Movistar Estudiantes se ha llevado la victoria ante Real Betis Energía Plus por 89-83 en un final más reñido de lo que parecía deparar el arranque del choque. Landesberg, con 29 puntos, volvió a liderar al cuadro estudiantil que volvía a la competición después de su eliminación europea.

La situación no podía tornarse más favorable al combinado estudiantil en los primeros compases del partido. Con Landesberg -para variar- en un estado de gracia sobrehumano, Estudiantes golpeaba primero en el luminoso. Sus 14 puntos en el primer cuarto servían para abrir brecha ante un Betis que no terminaba de entrar en partido. Sin embargo, no solo de acierto ofensivo viven los equipos y la concentración defensiva y la superioridad reboteadora se antojaron también claves para que la diferencia alcanzase las dobles cifras. Solo en los últimos instantes del primer acto, el Betis encontró la manera de hacer algo de daño a su rival. La pareja interior Cruz-Golubovic maquilló un poco el luminoso, pero no fue suficiente para evitar que el primer cuarto concluyese con una contundente ventaja para el conjunto local (29-17).

Viendo que bajo los aros lograban sacar ventaja, el conjunto bético siguió buscando a Golubovic en ataque. Ello, sumado a que sin Landesberg en cancha los locales no desplegaban un juego ofensivo tan excelso, sirvió para que el partido se abriera de nuevo. Si bien es cierto que Dago Peña protagonizó unos buenos minutos en ataque, Betis -¡y Josep Franch!- habían llegado al partido y su acierto de fuera, sumado a un mejor control del rebote y, por tanto, a la posibilidad de correr con más comodidad la cancha, redujo la ventaja a tan solo cuatro puntos. Un triple de Brown al filo del descanso maquillaba un poco un segundo cuarto en el que Estudiantes, además de no ser el vendaval ofensivo del primer parcial, sufrió más a nivel defensivo, con su consiguiente reflejo en el luminoso (46-39).



Tras el paso por vestuarios, las imprecisiones se sucedieron en ambos aros. Por parte de Estudiantes, solo Landesberg, que no había anotado en todo el segundo parcial, parecía enchufado al partido. La alternativa en Betis la ofrecía un Kelly que comenzaba a carburar. Sin embargo, el conjunto bético supo acompañar a su center, a diferencia de Estudiantes que, sin más alternativa ofensiva que la del máximo anotador de la competición, vio cómo se disipaba por completo aquella estratosférica ventaja del primer cuarto. La igualdad volvía al luminoso y tocaba pelear el partido con uñas y dientes. Fieles a la tónica del choque, Estudiantes trataba de dinamitar el choque desde el perímetro, mientras que los visitantes buscaban constantemente meter balones dentro. De este modo, al final del tercer cuarto, el partido estaba aún por decidir (57-60).

El parcial definitivo no podía empezar más vistoso. Ambos conjuntos sacaban a relucir toda su artillería pesada a nivel ofensivo haciendo del choque un bonito intercambio de canastas. Estudiantes se reconciliaba con su mejor versión desde más allá de 6’75 y Betis respondía con la misma intensidad. Alcanzado el ecuador del último cuarto, la igualdad era absoluta (71-71). Sin embargo, en un partido tan parejo, cualquier mínimo error se pagaba demasiado caro y una antideportiva de Nelson sobre Hakanson supuso un punto de inflexión en el devenir del choque. Tras esa acción, Estudiantes dio un golpe sobre la mesa y volvió a colocarse con siete puntos de ventaja. Si bien es cierto que Betis no bajaría los brazos en ningún momento, Landesberg tampoco y, gracias a su liderazgo, la victoria se quedaba en casa tras el 89-83 final.

 

ANÚNCIATE EN PLANETACB