Veinte veces Roger Federer

Foto: @AustralianOpen

La leyenda suiza conquista en Australia su vigésimo Grand Slam tras superar a Marin Cilic en una gran final resuelta en el quinto set.

Si hace un año contamos que Roger Federer había retrocedido en el tiempo después de tumbar a Rafa Nadal y sumar su 18º Grand Slam en Melbourne a sus 35 años, ahora podemos decir que directamente lo ha parado. Camino de los 37, el suizo ha revalidado su título en la Rod Laver Arena tras imponerse por 6-2 6-7 6-3 3-6 y 6-1 a un gigante en todos los sentidos como Marin Cilic. El de Basilea rompió a llorar en la ceremonia de entrega de trofeos tras levantar su sexto Open de Australia que le deja a solo 155 puntos de Nadal en la lucha por el número uno.

Federer no pudo contener las lágrimas nada más recoger el trofeo de campeón / Foto: @AustralianOpen

El primer set fue un visto y no visto, con doble break de Federer y con un Cilic que parecía seguir estancado en la final del pasado Wimbledon en la que apenas inquietó al suizo. Las cosas cambiaron en el segundo parcial, con un jugador croata ya metido en pista y muy sólido con su saque. El helvético tampoco falló y todo se resolvería en un tie break en el que el de Basilea tomaba una ligera ventaja. Pero ahí apareció Cilic que a base de cañonazos le dio la vuelta y se adjudicó el set que lo igualaba todo de nuevo.

Ya con ambos jugadores al 100%, el tercer parcial mantuvo la igualdad hasta esos juegos decisivos en los que el número dos del mundo se mueve como pez en el agua. Break en el sexto juego y parcial cerrado por 6-3. La cuarta manga arrancó similar a la primera, con un Cilic errático y un Federer dispuesto a terminar cuanto antes. Con 3-1 arriba se relajó y permitió al croata volverse a meter en la pista y de nuevo a base de restos profundos y golpes agresivos no solo igualó la manga sino que le dio la vuelta hasta hacerla suya (6-3).

Cilic se hizo fuerte y llevó el partido al quinto set / Foto: @AustralianOpen

De nuevo como el año pasado, todo se iba a resolver en el quinto y definitivo set. Aunque esta vez Federer no necesitó del drama vivido en 2017 ante Nadal cuando se vio con un break de desventaja. La resistencia de Cilic llegó a su fin y el suizo selló el partido con el 6-1 final tras –curiosamente como en 2017- con el último punto resuelto con el ojo de halcón. Apenas se superaron las tres horas de encuentro en una batalla de golpes agresivos y con pocos intercambios a pesar de agotarse todos los sets. Las pequeñas diferencias estuvieron en como afrontó el helvético los momentos decisivos y en como incomodó los saques de Cilic con mucha variación en la potencia y la altura de sus golpes.

El revés del helvético volvió a funcionar a la perfección en la final / Foto: @AustralianOpen

Con este título Federer sigue diciéndole al tiempo que se espere tranquilo, que aún quiere seguir por aquí. El croata, que mañana será número tres del mundo, ha demostrado que está capacitado para pelear por levantar su primer grande, por encima de otros jóvenes talentos como Grigor Dimitrov o Alexader Zverev. La próxima gran cita será en París y ese es terreno de Rafa Nadal, que buscará su undécimo Roland Garros y su 17º grande. Pero hoy es el día de Roger Federer, el hombre que suma 20 ‘majors’, el hombre que no para de agrandar su leyenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies